spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 24 de julio del 2021

Justicia a medias en la masacre de El Mozote

Marí­a del Rosario López recibió los restos de siete de 24 familiares asesinados en una de las masacres con mayor número de ví­ctimas en Latinoamérica

spot_img

A Marí­a del Rosario esta alegrí­a se le mezcla con el dolor. Lo que está pasando en el edificio de la Corte Suprema de Justicia le sabe agridulce. Frente a esta mujer que el dolor y los años dejan mella en su rostro se encuentran los restos de siete de sus familiares, todos ví­ctimas de soldados de la Fuerza Armada salvadoreña quienes masacraron a más de mil personas residentes del caserí­o El Mozote y zonas aledañas.

Han pasado ya 34 años desde aquel 11 de diciembre de 1981, dí­a en que inició una matanza de tres dí­as, de militares salvadoreños asesinando a sus compatriotas, de acuerdo a la sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y que dejó a Marí­a de Rosario sin 24 de sus familiares.

En un costado del auditórium de la Corte Suprema están once féretros blancos que contienen las osamentas de ocho menores de edad y dos adultos. A un lado está Marí­a que espera junto a otros pobladores del cantón La Joya que le regresen a los suyos.

A Marí­a del Rosario en febrero de este año el magistrado de la Sala de lo Constitucional Florentí­n Meléndez le entregó los restos de su hermana Priscila López. Fue el primero de los 24 familiares que espera le regrese el estado salvadoreño, señalado como principal responsable de la matanza. Hoy recibió de manos del jurista a siete más de su familia.

“Me siento triste pero al mismo tiempo satisfecha de que, aunque este proceso vaya despacio, se está viendo el resultado que nosotros los familiares de quienes murieron el 11 de diciembre esperábamos”, dijo a la prensa que cubrí­a la ceremonia.

Aprovechando el espacio ante los medios Marí­a denunció discriminación por parte de miembros de la Fiscalí­a General de la República, uno de los entes que estuvo a cargo de los procesos de exhumación que iniciaron en el 2015 tras la sentencia de la Corte IDH que obligaba al Estado entre otros í­tems a “Implementar un programa de atención y tratamiento integral de la salud fí­sica, psí­quica y psicosocial con carácter permanente”.

“Por parte de la Fiscalí­a fuimos discriminados. A mi uno de los fiscales me dijo que cómo sabí­a yo que mi familia estaba muerta ahí­”, expresó entre llantos, recordando que a su familia los enterraron en dos fosas comunes, 12 en cada lado, tras recuperar sus cuerpos tras la masacre.

“Siempre pido justicia, que esto no se vuelva a dar” sentenció Marí­a del Rosario López, con el dolor de perder a 24 miembros de su familia en una masacre que sigue en la impunidad.

 Finalizando el acto protocolario, los once féretros fueron llevados por forenses del Instituto de Medicina Legal hacia Tutela Legal “Dra. Marí­a Julia Castillo”, lugar donde estarán resguardados a petición de la familia, que sepultara los restos el próximo 11 de diciembre, cuando se cumplan 35 años de aquel gris episodio de la historia de El Salvador.

Vea documental sobre la entrega de osamentas a familiares de ví­ctimas de la masacre de El mozote



spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias