spot_img
spot_img
miércoles, 27 de octubre del 2021

Intimidación, es el método usado por dictadores

spot_img

Injerencia de la Casablanca

Sin duda salir del hoyo en donde nos hundieron corruptos extranjeros y locales no será fácil.

Es importante comprender que si esto se está logrando es porque la mayoría de los salvadoreños decidimos dejar de pedir limosna, ser menos dependientes, y para esto debimos demandar “acabar con la corrupción”. ¿Cómo así, te preguntarás?

Los salvadoreños pagamos impuestos, los recolecta el ministerio de hacienda y este los asigna posterior a la aprobación legislativa encargada de avalar los presupuestos ministeriales, de autónomas, casa presidencial, etc.

Sucede que, si la asamblea está constituida por personas de partidos políticos que obedecen a sus financistas, los “diputados” ejecutarán las órdenes dadas por sus empleadores, no del pueblo.

Resulta entonces que impuesto un presidente ladrón, una asamblea asalariada, el siguiente paso es elegir al poder judicial, fiscalía y corte de cuentas, una vez electos se vuelven obedientes asalariados de quiénes conocemos cómo oligarquía, dueños de finca, vende patrias, los mismos de siempre o explotadores.

El circulo de corrupción controlando los tres poderes del estado garantiza a la oligarquía y patrones extranjeros que la dictadura funcione.

El mal uso del presupuesto incluye pago de sobre sueldos, financiar ONG de fachada, planillas de plazas fantasmas, evasión fiscal, contrabando, condonación de deudas, costo excesivo o no conclusión de proyectos, mal manejo de compra de medicinas, fertilizantes y otros, de esta forma el presupuesto es insuficiente.

Esta dictadura disfrazada era la que los gobiernos corruptos de Estados Unidos instauraron y por su puesto ante tanto robo el país debía arrodillarse para obtener créditos y cuando se otorgaba nuestros gobiernos corruptos aceptaban devolver un porcentaje de un 10 o 30 % a los congresistas y senadores que habían contribuido a la aprobación del préstamo.

Ahora suma al mal manejo presupuestario, que debes pagar el 100 % de un crédito, del que solo recibiste el 80 % y además sabes que este crédito será malversado en otro 20 % o más. Pero tu pueblo, deberás pagar la totalidad del crédito.

En situación crítica los gobiernos de El Salvador debían aceptar ser “patio estiércol” de quiénes se “dignaban” a darnos limosna. El sistema permitió al 3 % robar, evadir la justicia acumulando fortuna y poder.

El 97 % los financiamos a cambio de pésimos servicios de salud, seguridad, educación, actuábamos como borregos degradando nuestro nivel de vida y sacrificamos la familia emigrando para brindarles un futuro que no era posible en El Salvador.

Claro, lo que vivimos nadie debe contárnoslo la consciencia se formaba en cada uno y finalmente decidimos mandar a la m… la polarización en las urnas y seguir un rumbo diferente.

Le dimos vuelta la tortilla, ahora la mayoría es favorecida, los miles de millones que el 3 % se hueviaba, ahora se utilizan para que el 97 % mejore su nivel de vida.

Si no se “roba alcanza”, vacunas gratis, computadoras, hospitales, medicinas, seguridad, aumento de salarios, chivo wallet, alimentos y casas para necesitados y desalojados, nuevas plazas de maestros, mejores escuelas, mayores exportaciones, Surf City, sistema judicial independiente, reactivación del agro, diputados y corte del pueblo, etc., etc.

Ejemplo de la cólera del 3 %: es la implementación de la cripto moneda significan unos 200 millones menos de ingreso para pocos bancos, pero significan al menos 15 dólares de ahorro para “millones” de salvadoreño de la diáspora.

Esta acción una de las pone al 3 % como la gran p… lo que no se roba no les llega, y repercute en el gobierno corrupto de EE. UU. pues no pueden chantajearnos con el que, si no haces esto no te doy crédito. “Nuestro dinero alcanza”.

La Casablanca no posee moral para demandar, quién la ocupa ilegítimamente llega gracias a la corrupción del poder judicial, abandonan y traicionan a aliados, matan niños con drones y se disculpan, pero nadie es culpable, abandonan a sus ciudadanos, no controlan sus fronteras, el desempleo aumenta, la bolsa cae, se cierran fuentes de trabajo, sube el precio de la gasolina al mundo y favorecen a sus corruptos asociados.

El imperio norte americano está en problemas y no seremos arrastrados por ellos. La doctrina Monroe terminó.

América Latina no les pertenece, somos naciones libres.

Ernesto Panamá es Escritor

spot_img

También te puede interesar

Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas
spot_img

Últimas noticias