spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Inédita huelga en contra de reforma tributaria paraliza a Jordania

Al Obus anunció que el Consejo de los Sindicatos decidió dar un plazo de una semana al Gobierno para que retire el proyecto de ley, que debe ser debatido en el Parlamento

spot_img

Jordania se vio paralizada este martes por una inédita huelga general de 24 horas en protesta por una reforma tributaria que sigue las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y busca recaudar más impuestos ampliando el número de contribuyentes de renta baja.

El paro estuvo apoyado por 33 sindicatos y asociaciones profesionales -entre ellos, abogados, médicos, periodistas y farmacéuticos-, además de varios partidos polí­ticos, organizaciones de la sociedad civil y un gran número de activistas.

"La huelga fue muy exitosa, además de que representa un referéndum sobre las polí­ticas económicas del Gobierno", aseguró el presidente del Consejo de los Sindicatos, Ali al Obus, ante decenas de manifestantes que se congregaron frente al Complejo de Sindicatos en la capital, Ammán.

Al Obus anunció que el Consejo de los Sindicatos decidió dar un plazo de una semana al Gobierno para que retire el proyecto de ley, que debe ser debatido en el Parlamento y que bajarí­a el umbral de ingresos exigido para pagar el impuesto sobre la renta y elevarí­a las tasas para las empresas de varios sectores.

"Esperamos que el Gobierno responda a las demandas de la calle jordana y evite una mayor escalada en el paí­s", dijo el representante sindical, el cual advirtió que, de no ser así­, los sindicatos pedirán la dimisión del Ejecutivo en una nueva protesta el próximo miércoles.

La huelga tuvo un gran seguimiento tanto en el sector privado como en el público, donde los funcionarios pararon entre las 9:00 y las 14:00 hora local (6:00 y 11:00 GMT), el horario oficial de trabajo durante el mes sagrado musulmán de ramadán, que dio comienzo a mediados de mayo.

Activistas consultados afirman que los empleados estatales ignoraron las advertencias del Gobierno de que se aplicarí­a contra ellos la ley del servicio civil que prohí­be las huelgas.

Asimismo, el paro afectó a hospitales clave en Ammán, en respuesta a la convocatoria de la Asociación Médica de Jordania (JMA), que al mismo tiempo se comprometió a mantener los servicios básicos en las unidades de emergencia.

El mercado central de verduras y frutas de Ammán también cerró sus puertas después de que los agricultores se unieran a la huelga, lo que ha afectado al suministro de productos agrí­colas, carne y aves.

La mayorí­a de las tiendas, supermercados, farmacias y otras tiendas permanecieron cerradas en las calles principales de la ciudad, lo cual refleja el éxito de la convocatoria, señalaron activistas.

La huelga fue convocada después de que fracasaran las negociaciones de los sindicatos con el Gobierno para que retirara el borrador de ley, aprobado la semana pasada por el Ejecutivo.

La nueva ley se enmarca en el plan de reformas económicas emprendidas en 2016 bajo la supervisión del FMI y cuyo objetivo último es reducir el déficit estatal, estimado en 543 millones de dinares (767 millones de dólares) en 2018.

La última reforma pretende mejorar la administración tributaria y aumentar el número de contribuyentes en un 6 %, ya que actualmente solo el 4 % de los jordanos paga el impuesto sobre la renta, según los cálculos del Gobierno.

Además, si finalmente es aprobada, la nueva norma castigará la evasión de impuestos con multas y penas de hasta tres años de cárcel.

El portavoz del Ejecutivo, Mohamed Momani, aseguró tras su aprobación que la nueva ley aplicará los impuestos de una forma más "justa" y combatirá la evasión fiscal.

"Los crí­ticos del borrador de ley serán los evasores de impuestos, que no escatimarán esfuerzos para oponerse a él", dijo Momani en una rueda de prensa la semana pasada.

Esta no es la primera vez que las autoridades hacen frente a protestas y al descontento social debido a las duras reformas formuladas por el FMI, que también han obligado al Gobierno a retirar los subsidios a cientos de productos básicos y alimentos, lo cual provocó el aumento del precio del pan entre el 67 % y el 100 %.

También fue introducido un impuesto indirecto del 16 % a los bienes de consumo en Jordania, que en los últimos años se ha visto afectada por la afluencia de refugiados desde Siria, el desempleo y la falta de crecimiento económico.

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias