spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 31 de julio del 2021

Honduras y los riesgos de aceptar el fraude

spot_img

El señor Orlando Hernández realizó su segunda toma de posesión el 27 pasado, favorecido por fallos jurí­dicos cuestionables, militarizando la capital para refugiarse del soberano hondureño, que agraviado, asaltó las calles capitalinas procurando impedir la afrenta que significó tal evento, y que deriva en consecuencias que superan las fronteras hondureñas.

Al evento en cuestión no asistió ningún mandatario o representación diplomática, tampoco estadounidense, empero, hay que subrayar que la oposición dirigida por Nasrala tampoco es inocente del baño de sangre y el aislamiento en que se encuentra Honduras, pues al participar del proceso, viciado en su origen por el ultraje que significa a la Constitución, se constituye en el necesario agente formalista que lo legitima, quizás creyendo ingenuamente que la comunidad internacional no admitirí­a tal desmán.

Semejante error de cálculo constituye en la práctica un retraso social, económico y polí­tico, pues los poderes polí­ticos y económicos fácticos, envalentonados agreden las frágiles democracias experimentales que transitan la región, arropados en el poder judicial que legaliza los reveces democráticos, respaldándose de ser necesario del estamento militar, que no supera su formación del garrote, siguiendo el ejemplo boliviano.

Y es que las condiciones están dadas, ya que los veinte y tantos años de ejercicio democrático no se han traducido a pesar de sus innegables avances, en el desmontaje de las estructuras corruptas que garantizan la injusticia, inequidad y desigualdad, así­ como la impunidad, pero tampoco las esperadas mejoras en el nivel de vida que nuestros pueblos esperaban, dado que las fuerzas progresistas han caí­do en la trampa del legalismo, favoreciendo al conservadurismo, preservando privilegios e incrementándolos en detrimento de las mayorí­as, que no se sienten representados por el desarrollismo.

En este escenario las condiciones para suplantar el régimen democrático se ven alentadas por las presiones estadounidenses, así­ como por la ausencia de controles exógenos legí­timos que garanticen la transparencia de los procesos electivos, para paí­ses que como el nuestro, necesita para asegurar el modelo participativo, así­ como conquistar los espacios que concretice un estadio polí­tico garante de un modelo que supere las inequidades históricas, imponiendo en el proceso la norma que asegure una democracia social además de económica y polí­tica sobre la formal vigente.

Lo sutil de las amenazas al progresismo son por ello graves, pues la población no advierte los desafí­os a lo alcanzado, pero además a lo que está en proceso, y sobre todo, la segura posibilidad de que el estado débil, propósito último a conquistar de parte del conservadurismo, sea concretado, para entonces dar al traste con los logros, y retornar al estado cautivo, finalizando su desmontaje en favor del atraso que significa el continuismo.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias