jueves, 23 mayo 2024
spot_img
spot_img

Grave retroceso

¡Sigue nuestras redes sociales!

La Sala Constitucional perpetró -la semana pasada- el más grave atentado contra el derecho ciudadano a recibir información, cometido desde que fue aprobada la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) en marzo del año 2011.

spot_img

En su acostumbrada manera arbitraria, abusiva e ilegal de extremilitarse en sus resoluciones, la Sala estableció -en una demanda sobre viajes al exterior de un ex presidente de la República- causales adicionales para denegar información pública a la ciudadaní­a y a los medios de comunicación.

Ahora instituciones y funcionarios podrán rechazar peticiones de información porque los hechos “no fueron en su perí­odo de funciones”, “la entrega de la información tendrí­a elevados costos para el Estado”, “la información podrí­a ser utilizada para perjudicar a alguien” y otros criterios, subjetivos la mayorí­a.

Lo actuado por la Sala constituye un grave retroceso democrático. Los magistrados Belarmino Jaime, Rodolfo González, Florentí­n Meléndez y Sidney Blanco reforman la LAIP ví­a sentencia judicial y neutralizan el proceso de acceso a información, transparencia y rendición de cuentas que -a pesar de sus fallas e imperfecciones- es un avance significativo en el paí­s.

Así­ se desnudan los magistrados que pretendieron erigirse como paladines de la legalidad y transparencia, que quisieron dar clases de moral y ética.

Lo que hacen estos vulgares leguleyos es evitarle a ARENA la vergí¼enza de reformar o derogar la LAIP en caso de volver al Ejecutivo. El partido oligárquico serí­a incapaz de gobernar con fiscalización ciudadana y rendición de cuentas, por eso la Sala le prepara condiciones para gobernar sin transparencia y de forma corrupta, como lo hizo en el pasado.

Por eso urge una fuerte presión social que obligue a los perversos magistrados a corregir esa nefasta resolución que abre las puertas al pasado de opacidad, de corrupción y de traición a los intereses ciudadanos.

La ruta que el paí­s debe seguir no es el que propone la Sala Constitucional, sino en sentido contrario: se debe profundizar la transparencia en el Estado y promover la transpanrencia también en los partidos polí­ticos, empresas privadas, organizaciones sociales, medios de comunicación y demás esferas de la sociedad.

Por eso es necesario que -a las expresiones de protesta de FESPAD, ISD, OGA, Secretarí­a de Transparencia y del propio Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP)- se sumen las demás instituciones, organizaciones y sectores sociales honrados, honestos y probos.

Hay que revertir esta vejación de la Sala: este nuevo abuso de cuatro magistrados que quieren que el paí­s retroceda y vuelva al pasado de intransparencia, oscurantismo y corrupción.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Leonel Herrera
Leonel Herrera
Columnista Contrapunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias