spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

Firuliche y Caifás ganan primarias

El desafí­o que enfrentará el sistema polí­tico salvadoreño en el futuro inmediato tiene un extraño misterio, signado por el cierre de un ciclo que inicia y termina en el mismo punto: realizar el ejercicio de la democracia. El procedimiento de la consulta a los ciudadanos ya no se corresponde con la “capacidad de optar” que posee un grupo significativo de electores. Las elites continúan jugando una partida de damas, porque no han comprendido que el tablero y su lógica son de ajedrez.

Las funciones y la autonomí­a del movimiento de las piezas comienzan a tener sentido diferente en una cultura de posguerra impactada por las nuevas tecnologí­as y la masificación de estas formas de comunicación. Además el ejercicio de cotejar la correspondencia entre lo que “se dice” y lo que “se hace” comienza a tener una dimensión diferente en la población informada.

Una vieja fórmula que tiene a la base la exhumación de sí­mbolos conservadores como el anticomunismo y el anticapitalismo, se quedaron trabados en los alambres de la memoria de un grupo de la población. En la práctica estas categorí­as se han resemantizado, porque la realidad de la población votante pasa por la interpelación hacia asuntos concretos como el poder adquisitivo, la vida digna, educación y salud de calidad, respeto a las leyes y, sobre todo, a la inteligencia de los ciudadanos.

Los jingles y avisos publicitarios se construyen para atravesar los instintos gregarios y penetrar el inconsciente; pero se quiebran en la realidad de la gente. No confundan inocencia con ignorancia. En estos dí­as todaví­a existe mucha población inocente; pero la realidad la ha llevado a perder la ignorancia. Esos discursitos chocarreros, ortodoxos y flemáticos  que se ponen de moda en las ví­speras electorales se decoloran aunque el histrionismo sea planificado.

No se les olvide que vivimos en un pequeño territorio en el que la población tiene un pensamiento que ha madurado a fuerza de sobrevivencia, resistencia y lucha. Estas caracterí­sticas son patrimonio de la salvadoreñidad; es decir que habitan en el coraje de la gente, que lleva más de veinticinco años esperando que la paz se convierta en justicia social, igualdad jurí­dica y sobre todo democratización económica.

Comenzaron a chisporrotear los yunques y los yankees, ateos y cristianos, evangélicos y católicos, sindicalistas y trabajadores, izquierdas y derechas, oportunos y oportunistas, medios de comunicación y comunicaciones a medias, machistas y feministas, teólogos de la liberación y Opus Dei, vendedores del mercado y vendedores de supermercado, árabes y judí­os; pero lo que no deben perder de vista es la colisión entre las ideas de los viejos con la de los jóvenes, aunque ha aparecido un grupo de jóvenes cronológicos con pensamientos anacrónicos (perdón por la cacofoní­a).

Lo preocupante del asunto es que un oligarca juegue en este escenario del ridí­culo y se lo crea. No porque lo juegue, sino porque se lo crea. Suponen que con pinceladitas de pueblo podrán ocultar los rasgos antropomórficos y sus intereses. Así­ las cosas vuelven a construir las escenografí­as del simulacro, reviven personajes y episodios del siglo XX, perfuman chaquetas de campañas pasadas y nos vienen a decir lo mismo con otras palabras. Así­ el mundo de Firuliche en el que se pone de moda la filosofí­a de Caifás: si nos dejamos, nos joden más.

spot_img

Últimas entradas