spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Feliz 176 aniversario desnutrida Universidad de El Salvador

En una reciente visita del Congresista demócrata James McGovern a El Salvador para pedirle al Gobierno que ayude a esclarecer miles de casos de desapariciones durante la guerra, el funcionario dijo atinadamente que la Universidad Centroamericana (UCA) es la conciencia de El Salvador.

Sus palabras hicieron que volviera mi cabeza para todos lados para ver qué es lo que estaban haciendo otras universidades en el paí­s. Entonces, encontré que en la Universidad Francisco Gavidia (UFG) ponen a los estudiantes a vender periódicos como proyectos de emprendedurismo y que la Universidad Tecnológica se sigue expandiendo por la capital como Dollar City.

De forma obligatoria también observé a la Universidad de El Salvador y ¡Vaya sorpresa la que me llevé!

En la Universidad de El Salvador se rebalsan las excretas de los sanitarios, la biblioteca está olvidada y obsoleta, la investigación cientí­fica es marginal, las publicaciones académicas son pobres, la infraestructura deplorable, las zonas verdes del campus y los edificios son un chiquero.

En la “Nacional” los artistas pintarrajean las paredes con iconos revolucionarios con una estética desnutrida, el pensamiento está secuestrado por asociaciones, sindicatos y dirigentes trasnochados.

Únicamente se lamentan del poco presupuesto que reciben, más de 70 millones de dólares.

Los estudiantes rinden homenajes a sus mártires del 30 de julio quemando figuras de tanquetas y con el grito "esta es la Ú, esta es la Ú", como si ello hiciera la diferencia en cambiar la realidad; los jóvenes están más interesados en la posición de los Pumas en la Liga Mayor que de hacer planteamientos teóricos sensatos.

Se sientan a llorar porque la dictadura militar que destrozó el Alma Mater y, es válido hacerlo, pero ¿será posible que ésta gente no se ha dado cuenta que los militares volvieron a la calle, que fue un Gobierno de izquierda quién los ha fortalecido, que han vuelto a violar los derechos humanos, que están traficando armas, entre otras cosas?

En lugar de quemar tanquetas, contaminar el aire y hacer desfiles bufos que ya a nadie le atraen, deberí­an de pedirle al Gobierno que abra los expedientes militares para esclarecer la desaparición y muerte de estudiantes y docentes. ¿O ya se los habrá olvidado?

También deberí­an de exigirle a la actual Comandancia de la Fuerza Armada pedir perdón por las intervenciones al campus, por la quema de libros, por las atrocidades que hicieron contra la principal casa de conocimiento del paí­s. Deberí­an pedir con insistencia justicia, verdad y reparación. ¿O tienen miedo?

Si se supone que vivimos en democracia, es hora de que en la Universidad ejerzan su libertad de expresión, su libertad de investigación, su libertad intelectual, su autonomí­a académica…

Pero ya lo dijo Horacio Castellanos Moya en El Asco (1997, Editorial Arcoí­ris) palabras más, palabras menos, “La Universidad de El Salvador parece un campo de refugiados”.

Feliz 176 Aniversario a toda la dormida comunidad universitaria, haber cuando deciden salir del sarcófago y darle un verdadero brillo a la diosa Minerva.

“¿Huiréis así­ a vuestras casas, a la tierra patria, embarcados en las naves de muchos bancos, y dejaréis como trofeo a Prí­amo y a los troyanos la argiva Helena, por la cual tantos aqueos perecieron en Troya, lejos de su patria?”, le reprocha Atenea (Minerva) a Ulises, en la Ilí­ada, de Homero.

¿Será que en la Universidad de El Salvador dejarán abandonada a la libertad y la cultura? Eso está por verse.

Avatar
Nelson Rentería
Columnista Contrapunto

Últimas entradas