spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

Fallece el sacerdote brasileño que bautizó a Romero como “San Romero de América”

Mantuvo su firme y decidida defensa de los indígenas del Amazonas en Brasil, donde ejercía de misionero

spot_imgspot_img

Otro compañero de la RIET (Red Internacional de Escritores por la Tierra) ,que nos ha dejado, Pedro "Pere" Casaldaliga, quien fue premiado con un Ones Mediterránia y manteníamos una estrecha relación en las campañas de apoyo por sus continuas amenazas de muerte que recibía.

Mantuvo su firme y decidida defensa de los indígenas del Amazonas en Brasil, donde ejercía de misionero.

Hasta siempre amigo, siempre estará tu huella ahí.

También fue quién bautizó, después del magnicidio del Arzobispo Óscar Arnulfo Romero, de El Salvador, el 24 de marzo de 1980, como "San Romero de América".

El Vaticano hizo Santo a Romero en octubre de 2018

Romero de la Pascua Latinoamericana

 Pedro Casaldáliga

 

El ángel del Señor anunció en la víspera…

 

El corazón de El Salvador marcaba

24 de marzo y de agonía.

Tú ofrecías el Pan,

el Cuerpo Vivo

-el triturado cuerpo de tu Pueblo;

Su derramada Sangre victoriosa

-¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre

que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!

 

El ángel del Señor anunció en la víspera,

y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;

como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de tu Pueblo.

 

¡Y se hizo vida nueva

en nuestra vieja Iglesia!

 

Estamos otra vez en pie de testimonio,

¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!

Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.

Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.

Romero de la Pascua latinoamericana.

Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

 

Como Jesús, por orden del Imperio.

¡Pobre pastor glorioso,

abandonado

por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!

(Las curias no podían entenderte:

ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo).

 

Tu pobrería sí te acompañaba,

en desespero fiel,

pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.

El Pueblo te hizo santo.

La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.

Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

 

Como un hermano herido por tanta muerte hermana,

tú sabías llorar, solo, en el Huerto.

Sabías tener miedo, como un hombre en combate.

¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de campana!

 

Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,

con una sola mano consagrada al servicio.

América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini

en la espuma-aureola de sus mares,

en el retablo antiguo de los Andes alertos,

en el dosel airado de todas sus florestas,

en la canción de todos sus caminos,

en el calvario nuevo de todas sus prisiones,

de todas sus trincheras,

de todos sus altares…

¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos!

 

San Romero de América, pastor y mártir nuestro:

¡nadie hará callar tu última homilía!

———————– 

Biografía de Pedro Casaldáliga:

Hijo de una familia tradicional, Casaldàliga nació en el municipio catalán de Balsareny en 1928. Muy pronto sintió la vocación sacerdotal y, a los nueve años, se ingresó en el seminario claretiano de Vic.

Son interesantes los recuerdos de juventud, la semilla de lo que luego fue «Con la guerra aprendí a escuchar a la gente mayor, que comentaba cosas muy graves, incluso aprendí a callar como ellos. En la vieja casa solariega de mi padre, habitada entonces por el heredero, mi tío Josepet y los suyos, muchas veces tuve que silenciar -ante los milicianos, ebrios de vino y de preguntas- el paradero de las monjas de la primera escuela o el escondite de los desertores, o el paso de cualquier cura o fraile con el nombre cambiado o indumentaria sospechosa», explicó.​

El 31 de mayo de 1952 fue ordenado sacerdote en Montjuïc (Barcelona) y se unió a la orden de los claretianos.

Pedro Casaldáliga llevó a cabo sus primeras tareas como sacerdote en Sabadell, Barcelona, ​​Barbastro y Madrid, donde ejerció diversas funciones y cargos dentro de la comunidad de los claretianos: formador, director de la Revista Iris, responsable del Seminario de Barbastro, etc. Su visión de una iglesia diferente, basada en el ejercicio de una fe adulta, corresponsable, libre, pobre y sin jerarquías impuestas, lo llevó a ser pionero con una nueva manera de hacer comunidad.

Siguiendo su vocación misionera, en 1968 viajó a Brasil para fundar una misión claretiana en la región del Araguaia, en el estado del Mato Grosso, en la Amazonía. No volvió nunca más a Cataluña.

Al llegar al Araguaia encontró una región sin presencia del estado. Sin médicos o escuelas. Donde la única ley era la "ley del 38", impuesta por los terratenientes contra los pequeños campesinos sin tierra y los pueblos indígenas. En poco tiempo, Casaldáliga enterró 1.000 peones “a menudo sin ataúd y muchas veces sin nombre”.

El 27 de abril de 1970 fue nombrado administrador apostólico de la prelatura que acababa de fundar, y el 23 de octubre del año siguiente fue nombrado obispo titular de São Felix do Araguaia.

El mismo día de su ordenación episcopal, Casaldáliga hizo público un extenso documento donde analizaba detalladamente cada uno de los casos de explotación y maltrato de pequeños campesinos e indígenas, apuntando responsables y causas. El documento, titulado "Una iglesia de la Amazonía en conflicto con el latifundio y la marginación social", es considerado uno de los más importantes en la historia de la lucha por la tierra en Brasil.

Fruto de aquella primera denuncia y del compromiso abiertamente asumido a favor de los campesinos, peones y pueblos indígenas, y contra los terratenientes y las empresas del agronegocio, Casaldáliga ha recibido numerosas amenazas de muerte y ha tenido varios intentos de asesinato.

Seguidor de la Teología de la Liberación, Casaldáliga fue obispo de esta Prelatura de la Amazonía durante cuarenta años. En todo este tiempo, junto a su equipo, construyó una iglesia popular, abierta, comprometida, coherente y que opta decidida y abiertamente por los más pobres.

Sus posiciones favorables a una profunda renovación de la Iglesia, lo llevaron a tener problemas con el Vaticano, durante la época de Juan Pablo II. En 1988 fue llamado al Vaticano para explicar su conducta, su orientación pastoral y su posición.

Pero, más allá de su acción en el Araguaia, Casaldáliga fue fundador e/o impulsor de pastorales y movimientos sociales que son referencia mundial en la lucha por la tierra y por los derechos de los pequeños campesinos e indígenas, como la Comissão Pastoral de la Tierra,​ el Conselho Indigenista Missionário, o el Movimiento dos Trabalhadores Rurales Sin Tierra.

Después de 8 malarias pasadas y con el mal del Parkinson, al cumplir los 75 años, Casaldáliga presentó su renuncia como obispo, tal como sugiere el Código de Derecho Canónico. Sin embargo, decidió permanecer en la diócesis que había presidido durante más de 35 años y reclamó la participación de la comunidad en la elección de su sucesor. El 2 de febrero de 2005 fue relevado, pero continuó trabajando con los indígenas y campesinos.

Casaldáliga publicó más de 50 obras de prosa y poesía, que se pueden consultar libremente en internet y concedió cientos de entrevistas en todo el mundo. Toda esta documentación se encuentra conservada y clasificada en el Archivo de la Prelatura de São Félix do Araguaia, que contiene más de 300 mil documentos, reflejo de la historia de la lucha por la tierra en latinoamerica.

En 2013 se estrenó una miniserie con la participación de TV3 sobre su vida titulada Descalzo sobre la tierra roja,7​ que está basada en el libro homónimo que escribió Francisco Escribano.

Recibió amenazas de muerte por su labor en defensa de los mas desfavorecidos y de los campesinos e indigenas del Amazonas. Falleció en el centro hospitalario de São Félix do Araguaia el 8 de agosto de 2020, a causa de una enfermedad respiratoria derivada del párkinson.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias