spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

Esperanza para la Zona Nororiental

A mediados del pasado Siglo XX, era frecuente oí­r que al departamento de Morazán se le calificaba, peyorativamente, como la Siberia de El Salvador, en comparación con las heladas e inhóspitas estepas rusas; y todo, gracias al olvido y abandono al que -como ahora y siempre- lo sometí­an los gobernantes. Injusto calificativo que la población, honesta y laboriosa, rechazaba.

Maestros, militares y hasta sacerdotes de otras zonas del paí­s, se consideraban castigados cuando, por faltas graves o leves, eran trasladados a Morazán.

La Siberia: una nominación ofensiva para sus habitantes, especialmente para los pueblos de la Zona Norte, que, al contrario, son pueblos de un entorno por demás maravilloso. Rumor de mil paisajes agrestes. Correntadas de luna serpenteando en las aguas de los rí­os Torola, Sapo y Araute. Olor a brisa nostálgica, desprendida de los pinares fronterizos en leve contacto con el cielo.

La Zona Nororiental no es “solo montes”, como la calificara, absurdamente y con menosprecio, una diputada. Abandono oficial no significa falta de honradez, de pujanza y de laboriosidad de aquellos pueblos. Abandono oficial es desatención y desinterés de los gobernantes… ¡es injusticia!

Tampoco es hoy solo atracción turí­stica, a partir de la ignominiosa masacre de El Mozote. Esa, capí­tulo aparte, siempre será ofensa, cruel e inhumana, contra los honrados pobladores, no solo del Norte sino de todo Morazán.

Pero, se verán señales repetí­a el ciudadano del Norte de Morazán, ante el olvido gubernamental.

Y las señales parece que hoy emergen. La construcción de un puente sobre el Rí­o Torola, para unir San Isidro y Cantón Rosario, al norte de Morazán, ordenada por el presidente de la República, Nayib Bukele, a los ministerios de Desarrollo Local y de Obras Públicas (MOP), ha generado especial satisfacción y, de igual manera, ha generado esperanza en poblaciones del Norte de Morazán, ante la urgencia de una revisión al sistema vial de la Zona.

Quien conoce la comunidad Segundo Montes, al norte de Morazán, ha de recordar que en cuanto se pasa su último caserí­o, en ruta hacia Perquí­n, hay un desví­o hacia la izquierda, que se bifurca unos metros adelante: hacia la derecha, a un kilómetro y medio, está Jocoaitique; y, hacia la izquierda, a 9 kilómetros, Villa El Rosario.

Villa El Rosario y Jocoaitique  son dos municipios fraternos, humildes, tranquilos, unidos únicamente por una calle de tierra -si lo sabré yo por los largos recorridos de mis octogenarios pasos- que dificulta el intercambio socio comercial con el resto de poblaciones. Difí­cil intercambio,  con el agravante para Villa El Rosario de ser población terminal de carretera que, por lo mismo, precisa de la construcción y mejoramiento de calles vecinales para unirse con las poblaciones vecinas

Desde hace varias décadas, y ante distintos gobiernos, los habitantes de Villa El Rosario y Jocoaitique, han gestionado la pavimentación del tramo vial Los Quebrachos (j/ de Jocoaitique)-Villa El Rosario (9 Kms), sin que hasta la fecha se haya logrado tal objetivo, ni siquiera una respuesta de los anteriores titulares del Ministerio de Obras Públicas (MOP). Los Quebrachos es también un referente, histórico y emblemático, de la guerra civil salvadoreña.

El 8 de febrero de 2012, cinco profesionales de Villa El Rosario residiendo en la capital: Adrián Chica, Ruddy Orellana, Efraí­n Chicas, Salvador Chica y Renán Alcides Orellana, con el respaldo de cerca de 500 firmas de vecinos de aquellos sectores, visitamos al Ministro de Obras Públicas, Gerson Martí­nez, pero no hubo ni siquiera mí­nimas señales de una respuesta, afirmativa o negativa. Sin embargo, se recibió un presupuesto del MOP, hoy en nuestro poder, sobre un costo estimado de $2.700.000, pero nada más.

Ahora, tal vez. Con la intervención de la legendaria Marí­a Chichilco, Ministra de Desarrollo Local, y actuando brazo a brazo con el MOP, la pavimentación del ramo Villa El Rosario-Los Quebrachos, puede ser realidad; desde luego, si se cuenta también con la decisión y aporte efectivo de los alcaldes amigos Valentí­n de Jesús Claros, de Villa El Rosario, y Fray Arriaza López, de Jocoaitique.

Los pobladores laboriosos del Norte de Morazán esperan que el nuevo gobierno del presidente Bukele, incluya en sus proyectos -tal vez ahora sí­- la pavimentación del tramo vial mencionado, para contribuir al desarrollo integral de la Zona Norte de Morazán.

Renán Alcides Orellana
Renán Alcides Orellana
Académico, escritor y periodista salvadoreño. Ha publicado más de 10 libros de novelas, ensayos y poemas. Es columnista de ContraPunto

Últimas entradas