spot_img
spot_img
domingo, 16 de mayo del 2021

Enrique Trabanino: leyenda de la gimnasia

Enrique Trabanino es considerado una leyenda del deporte salvadoreño, ya que consiguió medallas de oro y plata en los Juegos Centroamericanos en gimnasia.

spot_imgspot_img

Enrique Trabanino es considerado una leyenda del deporte salvadoreño, ya que consiguió medallas de oro y plata en los Juegos Centroamericanos en gimnasia. Hoy, tras 19 años de vivir en los Estados Unidos, posee su propio gimnasio llamado “Perfection Gymnastics School”, ubicado en Cincinnati, Ohio. Sobre eso y mucho más platicó en el programa Team ESA Sports Radio & TV.

Trayectoria.

“Toda mi vida ha estado en la gimnasia, en El Salvador tuve apoyo para continuar mi carrera, ya una vez que me retiré, tomé la decisión de ser entrenador. Quería un gimnasio propio en el cual seguir con este deporte”.

El viaje. “Lamentablemente en mi país no tuve las condiciones, me vine a Estados Unidos y comencé a trabajar por nueve años para un club privado, y después de mucho tiempo pude abrir mi propio gimnasio donde los jóvenes pueden disfrutar de la gimnasia”.

Su gimnasio. “Más que un reto, ha sido una pasión el tiempo que he dedicado para encontrar un lugar al cual llamar hogar, tengo ya un equipo grande de impresionantes atletas. Ha sido un desafío este deporte en Estados Unidos por la exigencia y calidad que los maestros deben tener para enseñar y darle mantenimiento al lugar para practicar; si una de estas cosas decae, puede que otro gimnasio te saque del negocio. Ante todo, debemos mantener la calidad y el rendimiento de los atletas”.

Actividades. “En mi vida he practicado otros deportes como el fútbol, pero por sobre todo el motocross, ya que en El Salvador no existía la gimnasia como tal, estaba metido en el motocross por un tiempo, pero siempre volví a la gimnasia”.

Inicios. “Como atleta me recuerdo bien de todo el proceso de aprendizaje, los primeros juegos en que participé fueron en los juegos Centroamericanos de la Paz, Guatemala 1986. En mi segunda etapa ya poseía más experiencia, y en la siguiente competencia internacional asistí a Festival Olímpico mexicano en 1992. Con mi entrenador Oscar Cañas aprendimos muchas cosas, cómo mejorar, nuevas técnicas, fue de mucha experiencia. Después tuvimos otro entrenador entre  1996 y 1997, se llamaba Andrés Fernández, era de Cuba”.

Medallas. “En 1994 fue una gran experiencia, empezaba la época de oro en El Salvador, el Polideportivo estaba abarrotado de gente. Tuvimos el apoyo de toda la gente, ganamos la competencia y fue algo muy especial. De ahí fuimos a San Pedro Sula, Honduras en el 97’, llegué con una gran presión. En una ocasión me caí de uno de los aparatos, logré hacer los demás con ayuda de los psicólogos, pero al final logré concentrarme de nuevo y salí adelante, todo eso es parte de la experiencia. Hoy comparto eso con mis alumnas para ayudarlas a que sigan adelante”.

Entrenador. “Hay que estar pendientes de la parte psicológica con las atletas, así si sufren una caída ayudarlas a levantarse y decirles que si pueden levantarse y seguir adelante, hay que estar pendientes de la nutrición que es muy importante, si no se controla eso puede afectar la mente de la niña. Cuando tomé la decisión de dejar el deporte fue sin arrepentimientos, ya que le había dedicado gran parte de mi vida. Empecé a los 13 o 14 años y me retiré a los 31, así que al terminar estaba emocionado de empezar en la parte técnica porque sabía que mi etapa como atleta ya había terminado. Quería trabajar con los atletas, mis últimos juegos fueron en Guatemala 2001. Ya al comenzar como entrenador sabía que esta era mi nueva etapa y la recibí de la mejor manera”.

Niñas:.“El 99.8% de los atletas son niñas, lamentablemente no es mucha la demanda en la rama masculina en gimnasia, en la parte económica hay más demanda en las competencias femeninas. Con la gimnasia femenina se ven resultados más rápido, el deporte es complicado, pero es más fácil que con los hombres. Para ser entrenador hay que ser estrictos, hay que llevar un control prácticamente de todo, debe dominar muchas áreas para poder tener el rendimiento que se desea y se exige para los torneos”. Logros. “Uno de los resultados es que tenemos a 11 niñas que han recibido una beca en la universidad por su buen rendimiento. Es una gran oportunidad que ofrece la gimnasia; uno de los logros más grandes es poder ver que las niñas años después que ya crecieron y triunfaron en sus vidas, que formaran una familia, son adultas responsables y educadas, porque lo que más me importa no es cuánto se sacó de puntuación en un torneo, sino que lo que aprendió en el gimnasio le ayudó en su vida y fue algo positivo para ellas”. Reconocimiento. “Es un privilegio que lo tomen en cuenta en su país, aquí donde vivo veo cosas que no hay en El Salvador, falta ver ese patriotismo en mi país, ya que hay que sentirse muy orgulloso de representar a tu país en tierras extranjeras. Yo fui el abanderado en los Juegos Panamericanos Mar del Plata en 1995. Portar la bandera era un honor, son esas cosas las que marcan tu vida y te enorgullece haber puesto en alto el nombre de tu país”.

Opinión. “Lo que le falta a El Salvador para que tenga el nivel que se desea a nivel internacional, es esa cultura por el deporte. En El Salvador muchos de los deportes se ven como algo recreacional, pero los deportes es algo que requiere de mucho sacrificio, dedicación de entrenadores, tiempo, recursos; talento hay en El Salvador, pero dedicarle lo que se merece el deporte es lo que le falta. No significa que no pueda, poco a poco da pasos importantes, pero le falta mucho para llegar a donde quiere o se desea estar”. Retos. “Tengo muchos hoy en día, me gusta tener mi gimnasio y deseo mantenerlo, que siga creciendo pero, así como deseo que crezca trae su sacrificio, dedicación, inversión porque el tener un gimnasio es una responsabilidad, hay que darle mantenimiento a los equipos, a todas las áreas donde se practica, que los maestros estén atentos y listos, en fin es un gran trabajo pero estoy satisfecho con lo que tengo”.

Padres. “Hay dos cosas muy difíciles con que lidiar en esta industria; las lesiones y los padres de familia. Gracias a Dios no hemos tenido problemas con ellos, en tantos años ya de estar aquí sólo hemos tenido uno que otro que es un poco difícil de tratar, claro tenemos como 150 niñas en el equipo, hay que tratar con todos ellos y no es fácil. Ellos solo quieren lo mejor de sus hijas, que se les dé oportunidades, que se les saque su potencial; no somos perfectos pero tratamos de dar lo mejor”.

Su team. “Aquí tenemos como 25 entrenadores, y 800 niñas, directamente somos unas 8 personas las que trabajamos con el equipo que va a torneos; esto requiere de una gran coordinación, es mucho trabajo, pero disfruto lo que hago”.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias