spot_img
spot_img
miércoles, 05 de mayo del 2021

En mala lid

La batalla que Ulises Rivas magistrado del Tribunal supremo electoral (TSE), lleva en contra de la Sala de lo Constitucional es desigual, viola los principios de igualdad de armas e independencia judicial.

 En tiempos pseudoconstitucionales cualquier lego presenta demandas inconstitucionales. Importa no la demanda, sino el interés que el juez tiene en la contienda. Como hemos denunciado  la Sala de lo Constitucional tiene frenesí­ por controlar el régimen polí­tico electoral y cargar dados a favor de la derecha; importa poco, que alegarán inconstitucionalidad del decreto legislativo n.o 765/2014, es decir, pedí­an la cabeza de toda persona magistrada (propietaria y suplente) del TSE y como prueba verdad ofrecí­an “recortes periódicos” y “sentencias de esa misma Sala”. Aquel copy paste (que no reuní­a elementos de admisibilidad por sustituir argumentación y lógica por yuxtaposición de noticias periodí­sticas y citas de disparates jurisprudenciales), fue admitido el 16 de enero 2017, no en contra de todo el decreto en mención, sino solo contra el magistrado Rivas y su supuesta vinculación con el Frente Farabundo Martí­ para la Liberación Nacional (FMLN).

Lo anterior viola el principio de independencia judicial que rige todo proceso nacional o internacional y es garantí­a procesal constitucional estipulada en el artí­culo 172. Poco importó que la demanda sustentara ví­nculos partidarios de magistrados electos con partidos polí­ticos ajenos al FMLN, léase textualmente: Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y Partido de Conciliación Nacional (PCN). La sala haciéndose del ojo pacho circunscribe su competencia a conocer solo el alegato capaz de mancillar al magistrado Rivas. Con ello flanqueó el debate al ámbito polí­tico y lo saca del escenario judicial.

El magistrado Rivas emprende una batalla “jurí­dica”, que pasa por: a) recusar a González, Meléndez, Blanco y Jaime, es decir, les tacha de ineptos (para conocer); b) acusarles del delito de prevaricato ante la Fiscalí­a General de la República; c) demandarles ante instancias nacionales e internacionales (Tribunal de Ética Gubernamental, Procuradurí­a para la defensa de los Derechos Humanos, y Comisión Interamericana de Derechos Humanos). En un Estado de Derecho con jueces imparciales e igualdad de armas resultarí­a interesante… pero si la sala desconoce las reglas procesales, la normativa ética, y se superpone a toda instancia nacional o internacional, la suerte está echada. 

Rivas en buena lid combate con armas jurí­dicas acciones polí­ticas que en mala lid son empleadas por una sala omnipotente que desatiende razones legales por seguir su agenda polí­tica. Ético y legal hubiera sido seguir las reglas procedimentales de toda recusación y abstenerse de resolver cualquier otra etapa procesal, empero, desconociendo el derecho y utilizando la prepotencia de su investidura e impunidad otorgada por sus amos, los sabe-lo-todo dictan el 24 de febrero 2017 la medida cautelar que suspende en el ejercicio de su cargo al magistrado Rivas.

 Es sabido que en las batallas jurí­dicas o deportivas uno gana y otro pierde, pero para que la lucha sea justa o el juego divertido, debe existir un referí­ imparcial, ambos equipos deben poseer igualdad de condiciones, medios y armas, sino, resulta aburrido ya que de antemano se conoce el vencedor. No andaré con rodeos: La batalla jurí­dica está perdida desde el momento que se aceptó como verdad jurí­dica una pretensión polí­tica.

Lo importante no es defender un nombramiento o restitución, sino desconocer toda actuación que desde una sala y mediante eventos jurisdiccionales pretenden el doble fraude electoral en los comicios de 2018 y 2019. Eso es injusto y eso se combate, es el por qué de una lucha. Es lucha de clases! Juguemos pues en igualdad de armas, como juega la sala: en mala lid!

Últimas columnas