- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

Electoreros…

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Con todo el aparato estatal secuestrado por Bukele, rodeado por renegados “izquierdistas” y derechistas... se plantea un escenario electoral ilegítimo e ilegal": Benjamín Cuéllar.

spot_img

Por Benjamín Cuéllar


En agosto del 2016, declarada inconstitucional la amnistía aprobada 23 años antes, al preguntarme sobre todo en el exterior dónde estaba la “izquierda” salvadoreña mi respuesta era: “Al fondo, a la derecha”. No faltaron malas miradas ni críticas abiertas o veladas ante lo que no poca gente consideraba, esas una opinión temeraria; casi “hereje”. Luego, en diciembre, siendo alcalde municipal de San Salvador Nayib Bukele declaró que su “corazoncito” estaba a su “lado izquierdo” y que nunca, jamás de los jamases, estarían en las filas de algún partido de “derecha” como el fundado por el mayor Roberto d’Aubuisson o el de la posterior disidencia de este; léase ARENA y GANA, respectivamente. Al final, Bukele terminó siendo candidato presidencial arropado bajo la bandera del segundo agrupamiento de muy nebuloso origen y cuestionable desempeño.

Eso bastaría para ilustrar lo manoseado y desteñido que hoy se encuentra acá el término que antes era sinónimo de lucha por, al menos, justicia y equidad. Pero no solo en nuestro país ha ocurrido eso. En la América Latina de hace unos años y de la actualidad, la reputación de las “izquierdas” partidistas y gobernantes no siempre ha sido la mejor en esa espesura política regional. Al igual que en El Salvador, le han fallado en gran medida a las mayorías populares y han propiciado ser castigadas por haberse burlado de sus esperanzas tras prometerles “tomar el paraíso por asalto”.

Pero no solo el discurso progresista ha resultado fallido; también el conservador. No importa la retórica ideológica que le vendan a la gente, hoy se manda al carajo en las urnas a quienes terminan frustrándola cuando no resuelven sus problemas más urgentes y emputándola al mirar cómo –sin vergüenza– le meten las manos corruptas al tesoro público. Vemos así recientes comicios apretados en Perú u holgados en El Salvador, sin que se vaya más allá de las ofertas populistas de uno u otro signo; también cómo retornan partidos reciclados al poder formal o surgen “liderazgos” sin propuestas articuladas, comprensibles y –por tanto– valederas; asimismo, se mantienen regímenes dictatoriales impuestos mediante el asistencialismo, la represión o el fraude.

Es un juego truculento en el que hoy se gana la final y mañana se pelea el descenso, casi siempre por la mala; porque malas son las formas utilizadas para seducir y estafar a la población. Mientras tanto, las realidades insufribles para el grueso de esta siguen reinando en tan extensa porción continental. Y esa ha sido y continúa siendo nuestra historia nacional durante los treinta años transcurridos después de la guerra, en los que la confrontación pasó de las balas a los votos hasta llegar al estado comatoso en que se encuentran sus contendientes: la “izquierda” y la “derecha” partidistas tradicionales. Con abundantes e imperdonables burradas, le abrieron el portón para que irrumpiera triunfante lo que impera ahora. Hay quienes opinan que salimos de las brasas para caer en las llamas.

Con todo el aparato estatal secuestrado por Bukele, rodeado por renegados “izquierdistas” y derechistas” para hacer y deshacer lo que ha querido con la institucionalidad, se plantea –junto con lo que ocurra en adelante– un escenario electoral ilegítimo e ilegal dentro de año y medio en el cual no existirán condiciones para que compita con posibilidades de éxito una oposición que, además, difícilmente tendría tiempo y recursos para unirse. ¿Qué nos queda entonces a quienes no queremos que El Salvador vuelva a desbarrancarse?  Desde mi visión y mi añeja experiencia política –ojo: la defensa de los derechos humanos es una acción política– lo que toca no es ser parte del montaje y la consumación de esa farsa insultante sino retomar lo que hace décadas gritamos, aguerridamente, en las ciudades y el campo de esta nuestra comarca: “Electoreros… ¡al basurero!”. Ello, al menos en las actuales circunstancias.

Así, en lugar de desgastarnos interviniendo en un juego del todo amañado a favor del oficialismo y desalentarnos con sus resultados, deberíamos comenzar a trabajar abajo y adentro para elaborar una plataforma programática tendiente a iniciar, desarrollar y consolidar el movimiento social necesario que se plante ante cualquier Gobierno reivindicando –precisamente– la defensa de sus derechos como parte de la lucha por hacer valer su dignidad. Echemos a la cloaca de nuestra historia a los “iluminados” para pasar de la indignación justa a la acción potente, pues resulta evidente que entre más tardemos más lo lamentaremos.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
Benjamín Cuéllar
Benjamín Cuéllar
Salvadoreño. Fundador del Laboratorio de Investigación y Acción Social contra la Impunidad, así como de Víctimas Demandantes (VIDAS). Columnista de ContraPunto.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias