spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 23 de julio del 2021

El saber de los polí­ticos

Que los polí­ticos deben tener una buena formación académica nos recuerda que hay un ví­nculo orgánico entre el conocimiento y la gestión de los asuntos públicos. Al presidente de una república, por lo tanto, se le exige que conozca muy bien algún aspecto técnico de la administración gubernamental. Ninguna figura presidencial, sin embargo, domina todos los saberes que hacen falta para dirigir un gobierno (si el Presidente es médico, lo más probable es que no conozca los aspectos jurí­dicos de la gestión pública o si es ingeniero, quizás ignore los aspectos más sutiles de la administración fiscal). Ningún Presidente domina todos los saberes que hacen falta para conducir un estado, de ahí­ que se apoye en consejos de asesores y que delegue, dentro de una división racional del trabajo, la dirección de las áreas particulares del gobierno en figuras especializadas en diferentes campos: economistas, abogados, ingenieros, administradores, politólogos, etcétera.

Que un presidente sea licenciado es necesario, pero no suficiente. Más importante quizás sea que esté rodeado por un buen equipo de asesores y que cuente con el respaldo de una organización empeñada en realizar un sólido programa de gobierno.

Aquí­ tenemos otra dimensión del asunto: de qué sirve un “equipo cualificado de especialistas” en el gobierno, si más allá de las promesas electorales, las medidas polí­ticas concretas que proponen no son viables o son lesivas para los intereses de la mayorí­a de los ciudadanos. Hay muchos doctores en economí­a cuya idea más brillante es la de privatizar. Hay muchos doctores en economí­a cuya segunda idea más brillante es recortar el gasto público. A los expertos hay que exigirles que expliquen cuál es su programa y con cuáles herramientas piensan realizarlo.

Damos por supuesto que el ejercicio de la polí­tica reclama un saber, pero hay que plantearse qué tipo de saber exige. Hasta el momento, en nuestro paí­s, la mayorí­a de las organizaciones se dedican a importar teorí­as y mucho menos a producir el conocimiento que resulta del encuentro de tales teorí­as con nuestra realidad. La experiencia singular se cuela y se pierde entre los agujeros de las redes teóricas que unos y otros utilizan como principios doctrinales que apenas son sometidos al escrutinio de los hechos. Y esto que digo afecta por igual a la izquierda y a la derecha.

Vivimos actualmente una situación de crisis y emergencia (la alta tasa de desempleo, los bajos salarios, la desigualdad social rampante, los altos í­ndices de asesinatos, etcétera) que confirma los sucesivos fracasos de las polí­ticas implementadas por los gobiernos de Arena y el FMLN durante esta trágica posguerra. Ni la derecha ni la izquierda han hecho un balance de sus errores y su impotencia. Sus errores en algunos casos han sido horrores éticos.

Nuestros polí­ticos necesitan un saber, pero no un saber abstracto ni meramente técnico. Necesitan un saber que incorpore un balance crí­tico de los últimos veinticinco años de “democracia” en El Salvador. Y exigiéndoles más, hace falta que dicho saber se distancie de los criterios ya gastados e implemente soluciones creativas para los problemas estratégicos de nuestra sociedad.

spot_img

Últimas entradas