spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

El laborismo, en la trampa racista

El hecho de que la izquierda sectaria haya asumido el liderazgo del Partido Laborista es un fenómeno reciente. Corbyn siempre fue una figura marginal, un excéntrico cuyo nombre rara vez se oí­a fuera de su distrito en el norte de Londres

spot_img

NUEVA YORK ““ Cuando la derecha acusa a la izquierda de antisemitismo, algo curioso está pasando. Al fin y al cabo, el odio a los judí­os ha sido históricamente una patologí­a de la derecha. Pero en Gran Bretaña, polí­ticos conservadores y diarios de derecha como el Daily Telegraph se muestran indignados por el presunto antisemitismo de algunos diputados laboristas, pese a que los conservadores mismos no están exentos de xenofobia (especialmente hacia los musulmanes, e incluso hacia los europeos de otros paí­ses). Pero hay un motivo para esta hipocresí­a, y tiene mucho que ver con la percepción que se tiene de Israel.

En la izquierda, el antisemitismo suele darse como oposición fanática a las polí­ticas israelí­es hacia los palestinos. Cuando crí­ticos del gobierno israelí­ hablan de sionistas en vez de israelí­es, es señal casi segura de fanatismo. Un buen ejemplo es el exalcalde de Londres, Ken Livingstone. Que calificara a Hitler de protosionista no fue tanto un intento fallido de hacer un planteo histórico provocador, cuanto un insulto deliberado para desacreditar la existencia misma de Israel.

Si el lí­der del Partido Laborista, Jeremy Corbyn (un ardiente antisionista), no ve nada de malo en un mural pintado en Londres en el que se retrata a unos malvados plutócratas de nariz ganchuda jugando al Monopoly sobre las espaldas desnudas de unos sufridos trabajadores, entonces es admisible ver una relación entre el elogio que hizo Corbyn de Hamás y una forma de antisemitismo más anticuada.

Acaso sea injusto: tal vez lo de Corbyn sólo fue una torpeza. Pero no hay duda de que a veces en la izquierda el anticapitalismo fanático vira a antisemitismo. Es lo que ocurrí­a en Francia a fines del siglo XIX, cuando Georges Sorel y los sindicalistas revolucionarios veí­an a los judí­os con los mismos ojos que el muralista de Londres. Y es lo que todaví­a ocurre con quienes ven en George Soros al peor enemigo de las sufrientes masas actuales.

Pero al hablar de izquierda, hay que hacer algunas distinciones. En Estados Unidos, a los demócratas que piensan que el Estado debe ayudar a los más desfavorecidos a menudo los llaman izquierdistas. Pero en Europa y otras partes, ya no queda mucho de la ideologí­a clasista que en otros tiempos se asociaba con el socialismo. Hoy hay muy poca diferencia entre un socialdemócrata moderado y un conservador ortodoxo. Corbyn y Livingstone representan una izquierda dura, sectaria, movida en gran medida por una intensa hostilidad a lo que perciben como imperialismo occidental (o neocolonialismo) y racismo contra los no europeos.

Los dos paí­ses que representan más claramente las iniquidades del neocolonialismo y el racismo a ojos de la izquierda sectaria son Israel y Estados Unidos. De hecho, debido al firme apoyo de Estados Unidos a Israel (sobre todo ahora que el presidente Donald Trump dio al gobierno de Binyamin Netanyahu licencia para hacer lo que quiera), la opresión israelí­ de los palestinos se ve como una empresa conjunta de ambos paí­ses. Washington y Jerusalén pasan por ser las capitales gemelas del sionismo. (Algunos incluirán Nueva York y Hollywood, por lo del dinero judí­o.)

Hay motivos de sobra para criticar las polí­ticas de Israel, y las de los gobiernos estadounidenses que las apoyan ciegamente. No es ningún secreto que muchos israelí­es, incluidos miembros destacados del gabinete de Netanyahu, tienen respecto de los árabes ideas que con justicia se pueden describir como racistas. (Teniendo en cuenta sus recientes comentarios sobre el Holocausto, lo mismo puede decirse de Mahmoud Abbas, lí­der de la OLP.) Y la idea que tiene Trump de la gente de ascendencia no europea tampoco es exactamente amistosa.

Pero criticar es una cosa; ver a Estados Unidos e Israel como las peores amenazas contra la humanidad es otra. Para algunos izquierdistas fanáticos, el sionismo y el imperialismo estadounidense son tan malvados que sus enemigos jurados tienen que ser necesariamente amigos de la izquierda. Por eso algunos exculpan al presidente ruso Vladimir Putin de sus acciones e incluso se creen su propaganda.

Livingstone y otros tal vez no comprenden lo cerca que está la imagen que tienen de la maldad estadounidense y sionista de los tópicos antisemitas de derecha de principios del siglo XX. Entonces también se asociaba a Estados Unidos, y a Gran Bretaña hasta cierto punto, con el dinero judí­o. Entonces la gente también pensaba que el poder judí­o se ejercí­a desde Washington y Nueva York. El apellido Rothschild se usaba igual que hoy el de Soros.

El hecho de que la izquierda sectaria haya asumido el liderazgo del Partido Laborista es un fenómeno reciente. Corbyn siempre fue una figura marginal, un excéntrico cuyo nombre rara vez se oí­a fuera de su distrito en el norte de Londres. Que se convirtiera en lí­der del laborismo parecí­a tan absurdo como suponer que Trump se adueñarí­a del Partido Republicano. Y sin embargo, tiene cierto sentido ideológico.

El Partido Laborista británico, como sus pares de izquierda en otros paí­ses, era el representante de los intereses de lo que se conocí­a como la clase trabajadora. Estaba a favor de sindicatos fuertes y de la propiedad estatal de instituciones nacionales clave, por ejemplo los ferrocarriles y el sistema postal. Consideraba esenciales la salud y educación públicas. Muchos izquierdistas también eran internacionalistas. En las primeras décadas de existencia de Israel, cuando la izquierda todaví­a gobernaba allí­, la mayor parte de los laboristas simpatizaban con el sionismo.

Esto comenzó a cambiar en los sesenta y setenta. No sólo Israel se convirtió en una potencia ocupante en territorios palestinos conquistados en dos guerras, sino que además, la ideologí­a de izquierda en Occidente comenzó a pasar del clasismo a la lucha contra el imperialismo y el racismo. Muchos izquierdistas se identificaban como luchadores contra el racismo, así­ que por muy fanática que fuera su oposición a los sionistas, no podí­an de ningún modo verse como antisemitas. Incluso, sus ideas sobre el sionismo los confirmaban como antirracistas.

En tanto, en la derecha (en Israel, Europa y Estados Unidos) se dio un cambio paralelo. A medida que los gobiernos israelí­es se volví­an más militantemente nacionalistas, los xenófobos y chauvinistas occidentales se volvieron firmes defensores de Israel. Y por eso los conservadores británicos, que en otros tiempos tal vez tuvieran ideas, digamos, poco amistosas en relación con el pueblo judí­o, ahora pueden acusar a polí­ticos laboristas de antisemitas, con la conciencia tranquila. Al fin y al cabo, ellos aman a Israel (tal vez un poco demasiado).

Traducción: Esteban Flamini

Ian Buruma, editor de The New York Review of Books, es autor del libro Year Zero: A History of 1945 [Año cero. Una historia de 1945].

Copyright: Project Syndicate, 2018. www.project-syndicate.org

spot_img

También te puede interesar

Ian Buruma
Escritor, académico y analista internacional de múltiples medios de relevancia mundial. Analista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias