spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

El 2020 será el año más mortal en la historia de Estados Unidos

El COVID-19 se convirtió en la tercera causa de muerte del año, sólo por detrás de las enfermedades cardiovascular y el cáncer.

spot_img

El 2020 está en camino a convertirse en el año más mortal en la historia de los Estados Unidos. Se espera que este año se superen por primera vez los 3 millones de muertos, y la pandemia del coronavirus habrá jugado un rol excluyente en la cifra.

Aún quedan meses para tener los datos definitivos de mortalidad de 2020, pero los números preliminares apuntan a que el país va camino de registrar más de 3,2 millones de muertes este año, al menos 400.000 más que en 2019.

Los fallecimientos en Estados Unidos aumentan casi todos los años, de modo que se espera un aumento anual en la mortalidad. Pero la diferencia en 2020 es un salto del 15% con respecto al 2019, y podría ser aún mayor una vez se contabilicen todas las muertes de diciembre.

Eso supondría el mayor salto porcentual en un año desde 1918, cuando decenas de miles de soldados estadounidenses murieron en la I Guerra Mundial y cientos de miles durante la epidemia de gripe española. Las muertes ese año subieron un 46% con respecto a 1917.

Al martes 22 de diciembre, el COVID-19 ha matado a más de 320.000 estadounidenses según la universidad Johns Hopkins, y el número sigue creciendo. La pandemia cambió la tendencia de manera abrupta. Antes de que llegara la pandemia, informó The Associated Presshabía motivos para ser optimista sobre su dirección.

La tasa total de mortalidad cayó un poco en 2019 debido a un descenso de las muertes por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Y la esperanza de vida subió un poco -en varias semanas- por segundo año consecutivo, según datos de certificados de defunción publicados el martes por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Pero la esperanza de vida de 2020 podría terminar cayendo hasta tres años enteros, dijo Robert Anderson, funcionario de los CDC. Los centros contabilizaron 2.854.838 muertes el año pasado, casi 16.000 más que en 2018. Eran noticias bastante buenas, ya que las muertes suelen subir en unas 20.000 o 50.000 personas al año, debido principalmente al crecimiento de la población y la mayor cantidad de personas que llegan a edades elevadas.

En efecto, la tasa de mortalidad ajustada por edad cayó en torno a un 1% en 2019, y la esperanza de vida subió unas seis semanas, a 78,8 años, según los CDC. “Fue un año bastante bueno en mortalidad, dadas las circunstancias”, dijo Anderson, que supervisa las estadísticas de mortalidad en los CDC.

La pandemia ha sido un importante impulsor de las muertes este año, tanto de forma directa e indirecta. El virus fue identificado por primera vez en China el año pasado y los primeros casos en Estados Unidos se reportaron este año. Se ha convertido en la tercera causa de muerte, sólo por detrás de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. En algunos periodos del año, el COVID-19 fue la principal causa de muerte.

Pero también aumentaron las muertes por otras causas. Un pico de fallecimientos por neumonía a principios de año podría haberse debido a casos de COVID-19 que simplemente no se identificaron como tales en ese momento. También ha habido un número inesperado de muertes por algunas formas de problemas cardiacos y de circulación, diabetes y demencia, dijo Anderson.

Muchos de esos fallecimientos podrían estar relacionados con el COVID-19. El virus podría haber debilitado a pacientes que ya sufrían esos problemas, o reducido la atención que recibían, indicó.

Al principio de la pandemia, algunos se mostraron optimistas porque las muertes en accidentes de tránsito se reducirían cuando la gente dejara de ir en auto a trabajar o a eventos sociales. Los datos completos aún no están disponibles, pero los reportes parciales sugieren que ese descenso no se produjo.

Las muertes por suicidio cayeron en 2019 respecto a 2018, pero los primeros datos sugieren que el descenso no se mantuvo este año. Las muertes por sobredosis, en tanto, aumentaron mucho.

Antes siquiera de la llegada de la pandemia, Estados Unidos sufría la epidemia de sobredosis más mortal de su historia. Aunque no todavía no se conocen los datos para todo 2020, los CDC reportaron la semana pasada más de 81.000 muertes por sobredosis a lo largo de los 12 meses entre mayo de 2019 y 2020, la cifra más alta jamás registrada en un periodo de un año.

Los expertos creen que un factor para ese aumento podría ser que la pandemia interrumpió los tratamientos en persona y los servicios de rehabilitación. Además, la gente es más propensa a consumir drogas cuando está sola, sin un amigo o familiar que pueda llamar a emergencias o administrar una medicación contra la sobredosis.

Pero quizá un factor más importante sean las propias drogas o fármacos que producen las sobredosis: el COVID-19 causó problemas de suministro a los traficantes, que cada vez mezclaban más fentanilo -más barato y letal- con la heroína, cocaína y metanfetamina, según los expertos.

“No creo que haya un grupo de gente que de pronto empezó a consumir drogas por el COVID. En todo caso, creo que el suministro para la gente que ya consumía drogas está más contaminado”, dijo Shannon Monnat, investigadora de la Universidad de Syracuse que estudia tendencias en sobredosis.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias