spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 24 de julio del 2021

Economí­a Social de Mercado y Plan Cuscatlán

En el modelo, se orienta la inversión pública al mejoramiento de las condiciones de vida de la población y disminución de los costos de producción y comercialización de la empresa privada

spot_img

El objetivo de este artí­culo es demostrar que el Plan Cuscatlán que ejecutara el Presidente Nayib Bukele, se fundamenta en el modelo de Economí­a Social de Mercado, el cual es diferente y mejor que el  modelo económico Neoliberal.

En el modelo, el objetivo es el bienestar de la población. El  Plan es una instancia dinamizadora de una nueva gestión de gobierno enfocada en la gente; para lograr una mayor igualdad para las personas; garantizando que todas las familias tengan lo básico, lo justo y lo digno; creando oportunidades para el desarrollo personal, comunitario y social para todas las personas en la sociedad salvadoreña, en una economí­a con mayor generación de empleo, mayor competitividad internacional, con tasas de crecimiento económico de al menos el 3.5 %, con un déficit fiscal controlado, una deuda pública tendiendo a reducirse, un sistema de pensiones más equitativo y proclive a la inclusión, estructura tributaria progresiva que responda a las necesidades sociales, institucionales y ambientales.

En el modelo, la empresa privada y los consumidores, utilizando los mercados,  definen; el qué, cómo, cuándo, así­ como dónde producir y vender; el Estado supervisa y corrige las desviaciones de los mercados nacionales. En el Plan, el Estado no le dice a la empresa privada como es que deben tomar sus decisiones económicas; pretende definir los salarios mí­nimos en conjunto con la empresa privada,  supervisar el monto de las tasas de interés cobradas por los bancos y ejecutar proyectos públicos conjuntamente con la empresa privada. 

En el modelo, el Estado provee las condiciones institucionales, éticas y sociales para que los mercados nacionales operen. En el Plan el Estado pretende promover  la competencia entre las empresas privadas; consolidar la banca de desarrollo; simplificar  los procesos para reducir los costos que enfrentan los micro y pequeños productores; asegurar que los recursos de la cooperación internacional lleguen a quien lo requieran, a un costo competitivo; reconvertir tecnológicamente muchos procesos productivos y comerciales; encadenar y diversificar la producción;  dinamizar la inversión productiva; dignificar el empleo, mediante una mejora progresiva de la remuneración del trabajo y el fortalecimiento institucional del Ministerio de Trabajo; promover una igualdad salarial entre hombres y mujeres; incentivar a las personas que trabajan en la informalidad a transitar hacia la formalidad; facilitar el registro y puesta en marcha de proyectos ambientalistas amigables; desarrollar las capacidades de las economí­as alternativas; impulsar proyectos de energí­a renovable; regular los mercados para lograr una mayor nivel de  competitividad.  

En el modelo, el Estado redistribuye los ingresos generados en la producción y comercialización de los bienes y servicios, utilizando la polí­tica fiscal. En el Plan se pretende realizar una justa distribución del ingreso mediante un pacto fiscal; hacer una reforma tributaria integral para dotar de progresividad y equidad al sistema tributario y reducir o eliminar beneficios no productivos; disminuir el contrabando; fomentar canales para la denuncia pública y la presión ciudadana; acompañar a la sociedad civil y al sector privado para la saludable implementación de nuevas normativas tributarias; disminuir la elusión y evasión fiscal; impulsar reformas constitucionales para permitir las contribuciones parafiscales y el cobro judicial de los impuestos; implementar la renta mundial, el IVA diferenciado, la factura electrónica, el sistema simplificado de tributación, la automatización de los servicios, la simplificación de los procesos, el mejoramiento de los controles; conversión de la deuda de corto plazo a una de largo plazo; revisar el subsidio al transporte; solicitar una Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador; garantizar la cobertura plena de los medios de vida de la población salvadoreña, mediante el acceso a ingresos dignos, la seguridad social, empleos decentes, condiciones ambientales adecuadas y servicios básicos de calidad; reestructurar el sistema de pensiones; así­ como  incrementar el gasto social.

En el modelo, se orienta la inversión pública al mejoramiento de las condiciones de vida de la población y disminución de  los costos de producción y comercialización de la empresa privada. En el Plan se propone mejorar los servicios de salud, educación y seguridad; asegurar la conectividad manteniendo y construyendo la red vial del paí­s, reactivando el transporte ferroviario,  modernizando todas las unidades de transporte, mejorando el  Puerto de Acajutla y poniendo en funcionamiento del Puerto de la Unión.

spot_img

También te puede interesar

Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto
spot_img

Últimas noticias