spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

¿Dinero electrónico contribuirá a la inclusión financiera?

En 2015, el parlamento salvadoreño aprobó la Ley para Facilitar la Inclusión Financiera, que permite a las personas con dispositivos móviles, transferir dinero electrónico

spot_imgspot_img

Una variedad de paí­ses han comenzado a experimentar la utilización del  “dinero electrónico” y El Salvador no es la excepción. También llamado dinero móvil, es una nueva herramienta que funciona de forma complementaria a la banca tradicional y busca la “inclusión financiera”.

La economista Diana Medina, explica que el dinero electrónico funciona en el celular de los usuarios, desde los de más baja gama hasta los smartphones.  La idea es que todos los teléfonos tengan un menú o aplicación dentro de su equipo móvil, con el que podrán realizar sus operaciones.

“Entre los principales beneficios es que es un sustituto del efectivo entonces el usuario no tendrá que portar billetes y monedas para hacer transacciones y tendrá la posibilidad de será posible convertir el dinero electrónico a fí­sico”, dijo Medina.

También destaca  la posibilidad de que el usuario realice pagos de servicios (agua, luz, teléfono) e incluso enví­e remesas,  desde cualquier lugar y utilizando solamente su teléfono

¿Camina El Salvador en materia de dinero electrónico?

En agosto de 2015, el parlamento salvadoreño aprobó la Ley para Facilitar la Inclusión Financiera, que permite a las personas con dispositivos móviles, transferir dinero electrónico. La legislación regula los servicios monetarios que se prestan en la actualidad a través de la telefoní­a móvil y se incentivará el acceso a los servicios financieros de la población tradicionalmente excluida.

La ley establece mecanismos de prestación de servicios financieros, a través de medios electrónicos y favorecerá la competencia en la prestación de servicios de pagos minoristas (bancario y sociedad proveedora), similares a las que ya realiza Tigo Money.

La normativa  ayuda a la reducción de costos de transacción, mediante la utilización de tecnologí­a en los servicios financieros que se realicen por medio de celulares, entre otros beneficios. El monto máximo de transacción no superará un salario mí­nimo urbano y no se podrán realizar más de cuatro transacciones al mes, especifica la ley.

Para seguridad de los usuarios se estableció que los fondos que respaldarán el dinero electrónico flotante contarán con medidas de seguridad que permitirán la realización de operaciones sospechosas.

En 2015, El Salvador figuró como  uno de los mercados que reporta mayor crecimiento en el uso de la plataforma Tigo Money a escala mundial. Gregory Reeve, director global de operaciones de servicios móviles financieros de Millicom ““empresa que opera la marca Tigo”“, destacó que El Salvador se puede considerar un mercado “maduro”.

En El Salvador hay 830,000 personas que ocupan Tigo Money. De ese total, 670,000 ocupan el servicio para pago de facturas. Honduras tiene un millón de usuarios y Guatemala, 250,000. Centroamérica tiene el 20 % de todos los que usan el Tigo Money a escala internacional.

A escala mundial, El Salvador es donde más se ocupa para el enví­o de remesas. Además, es uno de los primeros en la región donde se ha comenzado a utilizar el teléfono celular para pagarle al trabajador que no tiene una cuenta bancaria.

¿Qué dificultades para la implementación hay?

De acuerdo con Media, aún hay fuertes retos considerando que el usuario necesita tiempo para adaptarse  y  familiarizarse con la herramienta de dinero electrónico y darle más uso.  Asimismo implica que haya una red fí­sica que soporte el sistema virtual.

Para eso, los bancos utilizarán su red de agentes. Estos van a requerir tener suficiente efectivo para poder recibir todos los pagos de los usuarios y, además, poder darles el dinero fí­sico cuando los clientes dispongan. Si esta red no es lo suficientemente sólida, habrá problemas de liquidez y los usuarios van a desconfiar de esta herramienta.

Los especialistas  Kenneth Rogoff – de Harvard- y Willem Buiter -de Citigroup-, han señalado que el dinero electrónico es la ví­a clave para solucionar la crisis económica que lleva ya siete años en el mundo sin encontrar solución aún.

La idea que plantea Rogoff es  eliminar el uso del dinero en efectivo e incentivar el uso de las transacciones electrónicas. Esto, según su opinión, evitarí­a malas prácticas como la evasión de impuestos, el contrabando y el lavado de dinero, algo que se acredita con el hecho de que el 85% de las transacciones monetarias actuales en el mundo se realiza a través de dinero fí­sico.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias