spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Deterioro económico aumentarí­a desempleo en AL y el Caribe

Informe advierte sobre un aumento de la tasa de desocupación urbana en más de medio punto porcentual este año

spot_img

 La evolución de los mercados laborales en América Latina y el Caribe durante 2016 será en general negativa, debido a la previsión de un contexto macroeconómico y de crecimiento más deteriorado que el año pasado y al debilitamiento de algunos indicadores de empleo, alertó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En conjunto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT),  señalan en la nueva edición de Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe que estos factores y en especial el bajo dinamismo en la generación de empleo, llevarí­an a un incremento del desempleo urbano de más de medio punto  porcentual en 2016 con respecto a 2015.

En 2015, solo en siete de 19 paí­ses de América Latina y el Caribe la tasa de desempleo aumentó, mientras que en nueve cayó y en otros tres se mantuvo prácticamente estable.

 En general, en los paí­ses de Centroamérica, México, República Dominicana y las naciones del Caribe la evolución del mercado laboral fue más favorable que en América del Sur, cuyo desempeño se vio afectado por el impacto del contexto externo en su actividad económica y la inflación, entre otros factores.

El informe CEPAL-OIT  indica que principalmente como resultado de la leve contracción del producto interno bruto (PIB) regional,  en 2015 año la tasa de desempleo promedio registró su primer aumento desde 2009, al pasar de 6,0% en 2014 a 6,5% el año pasado.

Este aumento fue producto de una mayor entrada de buscadores de empleo al mercado de trabajo en comparación con años anteriores, quienes no encontraron la cantidad necesaria de puestos de trabajo. Esto fue consecuencia de una débil generación de empleo asalariado como resultado del bajo dinamismo de la actividad económica, agrega el estudio.

“Esto subraya la importancia de medidas no solo para mitigar los efectos de la crisis en el corto plazo, sino también para enfrentar las brechas y rezagos de más largo plazo, tales como la poca diversificación productiva, las brechas de productividad, la alta informalidad y la desigualdad”, indica el documento.

A nivel regional se registró un deterioro de la calidad del empleo, dado que en vista de la falta de suficientes puestos de trabajo asalariado, se expandió el trabajo por cuenta propia, generalmente de menor calidad.

Sobre este tema, el informe concluye que para avanzar en la reducción de los déficits de trabajo decente en las áreas rurales es indispensable una mayor modernización y diversificación productiva, además de mejoras de la productividad del sector agropecuario.

Además se recomienda fortalecer las instituciones laborales para contribuir a la formalización del empleo rural, mejorar la protección social, un mayor cumplimiento del salario mí­nimo y otras normas del trabajo, así­ como disminuir los obstáculos para la inserción laboral de las mujeres y jóvenes rurales.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias