spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

De la mente

Hace un par de semanas fui a ver la película de “Joker”, en la que asistimos a la transformación de Arthur Fleck como el archienemigo de Batman: El Guasón. Si no la ha visto, le recomiendo verla; no pienso hacer mayores revelaciones en esta columna de la película, pero sí hablar de una situación que es central en todo el filme: La enfermedad mental del protagonista.

Más allá de las cuestiones cinematográficas, lo que me pareció importante de la película es mostrar cómo es la vida de una persona que sufre algún tipo de trastorno mental y cómo, en la sociedad que vivimos, esas personas son ignoradas, incomprendidas y, en algunos casos, hasta atacadas por su condición.

“Lo peor de tener una enfermedad mental es que todo el mundo actúa como si no la tuvieras”, dice el protagonista en algún punto de la película. Es entonces cuando vemos que hay personas que pasan su vida en constante sufrimiento. Y la vida está hecha para ser vivida, no soportada.

Como mera casualidad, resultó que el día que fui a ver “El Guasón” se celebraba el Día Mundial de la Salud Mental, fecha en la que se busca concentrar la atención en la identificación, tratamiento y prevención de algún trastorno emocional o conductual. Esta fecha es importante porque se quiere visibilizar la importancia de la salud mental de las personas. En nuestra sociedad, es común que cuando se habla de salud, todos pensemos en el cuerpo, en la dieta, en tener un modo de vida sano, en “estar fit”, pero casi nunca asociamos la salud a nuestra mente. La mente es la gran olvidada del mercadeo de la salud.

Sin embargo, en el mundo en que vivimos, cada vez precisamos más de atender nuestra salud mental. Y eso es un problema en una sociedad como la salvadoreña; en el país aún es mal visto que alguien vaya donde un psicólogo o revele que consume medicamentos psiquiátricos. “Eso es de locos”. “Yo no necesito de eso”. “Esa es gente sin carácter”. Son frases que oímos decir cuando alguien dice que va a terapias psicológicas.

Pero cuando vemos las estadísticas sobre suicidios en el país, sabemos de la importancia que debemos darle a estar bien de nuestra cabeza, como de todo nuestro cuerpo. Los datos del Instituto de Medicina Legal (IML) son reveladores: entre enero de 2016 y diciembre de 2018, un total de 1,327 personas decidieron poner fin a su vida. De igual manera, el suicidio en los jóvenes es un problema de salud mental generalizado y es la tercera causa de muerte entre los adolescentes en todo el mundo, según consigna la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además de los suicidios, el estrés es un generador de enfermedades psicosomáticas que nos van minando poco a poco, tanto a nivel mental, como a nivel físico. El ritmo vertiginoso de la vida de hoy, el poco tiempo para tener solaz y esparcimiento y las exigencias laborales nos generan un estrés que, de no ser controlado, puede desencadenar enfermedades hipertensivas, problemas cardíacos y trastornos mentales.

Hoy, el síndrome del quemado o “burnout” es un padecimiento cada vez más común y por el que más personas buscan ayuda psicológica. “El burnout” se relaciona a un tipo de estrés laboral que genera un estado de agotamiento físico, emocional o mental, que tiene consecuencias en la autoestima y está caracterizado por un proceso progresivo por el cual las personas pierden el interés en sus tareas y pueden hasta llegar a sufrir padecimientos depresivos.

Ante estas situaciones, cuidar nuestra salud mental debería ser prioridad durante toda nuestra vida. Es imperativo trabajar en nuestra salud mental. Una mala salud mental puede afectar cómo pensamos, sentimos y actuamos como personas. Al contrario, si tenemos una buena salud mental podemos soportar mejor el estrés, tomar buenas decisiones, trabajar de manera productiva, disfrutar relaciones personales positivas y contribuir de forma más relevante al bienestar de nuestras familias.

¿Cuán importante es cuidar nuestra salud mental? ¿Le dedicamos suficiente tiempo a cuidarnos emocionalmente? ¿Ponemos excusas en cuanto a cuidar nuestra mente? Son preguntas que bien vale la pena hacernos y, una vez respondidas, actuar en consecuencia.

spot_img

Últimas entradas