spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

De casos y cosas y posibles combos

La elección de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Fiscal General de la República (FGR), es verdadera muestra de una piñata apetecida en la Asamblea Legislativa (AL), que hoy pareciera destinada a convertirse en nefasto combo que -como ofensa cí­vica hirviendo- preocupa e indigna al pueblo salvadoreño.

La elección de los magistrados de la CSJ indigna, por sus tres meses de retraso; y la del FGR, porque de igual manera, conociendo de lo que son capaces los intereses partidarios, se anticipa otro retraso, como nueva violación constitucional de la Asamblea Legislativa, o acaso una elección por combo. Y así­, satisfechos todos (ellos) lograda su cuota, mientras el pueblo, mezcla de ira e impotencia, reconfirma la indecencia polí­tica de todos los partidos.

Y al decir todos, es todos. Porque, si bien la disputa y acusaciones sobre cual partido es más culpable apunta solo los grandes, los llamados pequeños no son del todo ajenos al retraso; de alguna manera hay conexiones y, agazapados, esperan la sacudida del mantel porque, de seguro, algo caerá. Ahí­, nadie pierde y, por el contario, el “me das te doy” es más efectivo cuanto más se trate de vender la idea del “yo no fui”, y aquí­ no ha pasado nada.

Se verán cosas, es un decir del pueblo. Y que hay de cosas en el contexto polí­tico, las hay. Y que muchas de esas cositas juegan con la dignidad e inteligencia de los salvadoreños, también. En la Asamblea Legislativa, ¿cómo no va a atentar contra la dignidad popular:

• que se ignore el reiterado y hasta airado reclamo popular para que se elija a los 5 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ); y la denunciada intención de hacer combo con la elección del Fiscal General de la República (FGR)?

• que para servicio de solo tres diputados del Partido Demócrata Cristiano (PDC), la Directiva de la AL le haya aprobado la contratación de 83 empleados -¿para hacer qué?- mientras hay tanta carencia en el pueblo humilde?

• que la nueva presidencia de la Asamblea Legislativa, a partir de mayo anterior, entrara con ofertas de austeridad y, entre otras medidas, suprimiera más de 300 plazas, pero que de inmediato nombrara un número casi igual? ¿Buen gobierno o revanchismo polí­tico? A saber…

Y muchas cosas más…

En el ámbito polí­tico en general también suceden cosas parecidas, atentatorias también contra la dignidad e inteligencia de los salvadoreños y enmarcadas en la campaña electoral para elegir Presidente y Vicepresidente de la Republica, para el perí­odo 2019-2024; para ejemplo: que los candidatos utilicen niños o sí­mbolos patrios para su campaña, no solo es acto ilegal sino también antiético y antipopular. Pero, el colmo ha sido utilizar en vallas publicitarias, spots o discursos polí­ticos el nombre y la imagen de San Oscar Arnulfo Romero.

Y particularmente, y peor aún, que el candidato Calleja, de Arena, ofrezca un gobierno inspirado en “la visión inclusiva de Monseñor Romero”. “Diocuarde”, dirí­a la ancianita católica del barrio humilde, como también resulta hasta infantil, que confiese públicamente que es devoto y que tiene estampitas de Monseñor Romero en su habitación, cuando, salvo mí­nimas excepciones, para la gran mayorí­a de salvadoreños y del mundo, el mayor Roberto D´Aubuisson, fundador de su partido. Fue el autor intelectual del magnicidio contra Monseñor Romero, el 24 de marzo de 1980…

Así­ de casos y cosas y de posibles combos electorales, en el marco de la realidad socio polí­tica y cultural de El Salvador.

Renán Alcides Orellana
Renán Alcides Orellana
Académico, escritor y periodista salvadoreño. Ha publicado más de 10 libros de novelas, ensayos y poemas. Es columnista de ContraPunto

Últimas entradas