spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
viernes, 03 de diciembre del 2021

Continúan con juicio por delito de lesa humanidad en contra de exguerrilla

Armando Durán fue ví­ctima de secuestro durante la guerra civil. Demandó, hace tres años, a la Comandancia General del FMLN.

spot_img

El el Juzgado de Menores de la ciudad de San Migue desarrolló la audiencia de cumplimiento de acuerdo y justicia restaurativa para Armando Durán quien fue víctima de secuestro por parte de la guerrilla salvadoreña, hecho ocurrido en el marco del conflicto armado en nuestro país.

Como parte del proceso de reparación que solicitó la víctima, el imputado reconoció su participación en el hecho. Tanto la víctima como el imputado estuvieron presentes.

En un evento desarrollado en las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia, en esta capital, se desarrolló el acto simbólico en la cual se dio lectura a un escrito presentado por el autor confeso del secuestro, donde acepta y reconoce el daño emocional y psicológico que sufrió la víctima. Fiscales a cargo de la Unidad de Crímenes del Conflicto Armado explicaron el largo camino que hubo que recorrer para lograr justicia, en este caso.

La víctima, quien para inicios de los años 80 contaba con escasos 17 años, fue secuestrada en el departamento de Usulután el 7 de diciembre de 1986 por guerrilleros pertenecientes al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una de las cinco organizaciones que conformaban el FMLN; y fue liberado el 13 de enero de 1987, luego de cancelar la cantidad de 50 mil colones, más otros objetos de gran valor para el uso de los campamentos guerrilleros.

En ese entonces y debido a la existencia de innumerables hechos de violación a los derechos Humanos el caso no fue investigado a fondo y de esa forma aparentemente quedó en la impunidad.

Fue hasta el mes de octubre de 2018, que fiscales pertenecientes a la Unidad de Investigación de Delitos Cometidos Durante el Conflicto Armado promovió el caso a nivel judicial, encontrando serios tropiezos por las diferentes instancias legales y judiciales de la zona oriental del país.

Finalmente, la Cámara de Menores de la Sección de Oriente con sede en San Miguel declaró el caso como un delito de lesa humanidad y por ende sin posibilidades de prescribir, ordenando la Cámara que el mismo se siguiera conociendo por el Juzgado de Menores de San Miguel.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias