spot_img
spot_img
jueves, 16 de septiembre del 2021

Conditio sine QAnon

Hace unos días un amigo hispano parlante que estaba de visita por estas latitudes me preguntó sobre el significado de la palabra alemana “Querdenker”, mientras observábamos el mitin a una distancia prudencial, que nos permitiera escuchar el discurso de los “atravesados”. Así traduje a botepronto el término, mientras que el Duden, el diccionario de Ortografía y Gramática de la lengua alemana define a los “atravesados” y a las “atravesadas” (QuerdenkerIn), como aquellas personas que razonan de manera original y por cuenta propia, cuyas ideas o visión del mundo a menudo no son comprendidas ni aceptadas en la sociedad.   

Quiero hacer una aclaración importante antes de entrar en los detalles de mi primera experiencia con el movimiento “Querdenker”, surgido en Alemania a raíz de la pandemia del corona virus. El pensamiento divergente, transversal o lateral siempre ha existido en la sociedad y ciertamente, en todos los ámbitos y esferas.  No voy a nombrar aquí a personalidades famosas, quienes con su pensamiento “divergente” o “diferente” al estatus quo han contribuido al desarrollo del arte, la ciencia y la cultura, pues la lista es copiosa. Dejo constancia de este modo, que estoy consciente, del carácter positivo, progresista e innovador que puede tener el pensamiento divergente.

Lo que presencié tiene muy poco que ver o casi nada con el verdadero pensamiento divergente o transversal. Los “Querdenker” ahí reunidos o los que se ven en los medios de comunicación brillaron o brillan por la ausencia total de credibilidad.

Hablar de manifestación sería una hipérbole, en realidad se trató de un encuentro “familiar”, el cual, además, no estaba autorizado por la municipalidad. Aunque se había anunciado la participación de alrededor de 10 mil personas, al final fue una centena de legionarios. No está además aclarar, que el supuesto “Querdenker Management Central” radicado en la ciudad de Stuttgart (Jardín de las yeguas) había declarado un “cese de acciones” para los días de navidad.  No obstante, los “cruzados” o “atravesados” se dedicaron esa noche prenavideña a tirar “mierda” con ventilador, sin importarles que los pocos transeúntes que circulaban por el lugar pasaban de largo, sin prestarles mayor atención, más bien evitando la cercanía. No quedó instancia municipal, estatal, federal, continental y mundial que no resultara embadurnada con las heces lanzadas por los “cruzados” de las dos eses neonazis. Con este “hostigamiento” quedó demostrado el carácter anárquico y espontáneo de este fenómeno social.

Contemplando la masa amorfa y anónima coreando sus consignas y gritando a todo gaznate un abanico de reclamos que iban desde acusar al gobierno federal de imponer la “dictadura corona” hasta culpar a Bill Gates de financiar el diseño del corona virus en Wuhan y al mismo tiempo, la fabricación del antídoto contra la COVID-19, así como la implantación de un microchip en el cerebro vía vacuna, para tenernos mansos como unos borregos. ¿Quién puede creer esta sarta de mentiras? Hay que ser muy tarado o ser una res para creer tanta sandez, pensé.

Me pregunté entonces sí los buscapleitos realmente creían en las tonterías que estaban gritando o si simplemente se trataba de una provocación. Era un insulto al sentido común y a la inteligencia acusar al gobierno federal de dictadura. Cuando es evidente que las políticas anti pandémicas tomadas por el gobierno federal central y los gobiernos estatales han sido correctas y efectivas, más allá de los errores cometidos.  A todas luces, ninguno de los que vociferaban con vehemencia la consigna panfletaria de “No queremos dictadura corona”, no tenía ni la más remota idea del modus operandi de una verdadera dictadura con todas las de la ley…dictatorial.

Sí Alemania fuera en realidad una dictadura, la demostración no hubiera sido permitida y todos hubieran sido arrestados expeditos y seguro que a más de algún “cruzado” se le hubieran atravesado unos peditos de puro susto.  Tras una golpiza de dictadura al mejor estilo Pinochet o Franco hasta el SARS CO V2 lo hubieran metido en un sar(s)cófago.

¿Qué requisitos hay que llenar o tener para sentirse en la acción callejera un militante “atravesado”? ¿Cuál es el canon de QAnon?

Desconozco el reglamento de acción y pensamiento de los “atravesados”, pero viéndolos actuar, no cabe la menor duda que se trata de una secta cuasi religiosa. Pienso, que son tres las conditio sine QA non para entrar ipso facto a formar parte de la legión de los cruzados del siglo XXI, es decir, poder actuar y comportarse como todo un “caballero cruzado QAnon”: Primero, tener los cables cruzados de manera irreparable. Segundo, presentar credenciales que atestigüen la ausencia plena de materia gris en el neocórtex y, tercero, la garantía del buen funcionamiento del cerebro reptiliano.

Ahora bien, estimado lector, está dentro de las posibilidades que usted me tilde de exagerado e injurioso, pero la verdad es que me es extremadamente difícil, creer que alguien esté convencido que la élite del poder mundial quiera prolongar su vida, la de ellos, bebiendo en “rituales satánicos “sangre de niños raptados.

Discúlpenme, pero eso es un insulto a la inteligencia.

spot_img

Últimas entradas