- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

Condenan el asesinato de dos jesuitas en Chihuahua, México

¡Sigue nuestras redes sociales!

Sectores salvadoreños expresaron su condena ante este hecho internacional, que dejó com víctimas a los sacerdotes que solo intentaron auxiliar a un herido.

La Compañía de Jesús condenó el asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, abatidos ayer dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua.

Por lo tanto, la institución religiosa exigió justicia y la recuperación de los cuerpos de los religiosos, que fueron sustraídos del templo por personas armadas.

“También demandamos que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui”, indicó la Compañía de Jesus.

Asimismo indicaron, que los hechos como estos no son aislados ya que la sierra tarahumara, como muchas otras regiones de México, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas.

“Todos los días. hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”, recalcó la organización religiosa.

Sin embargo, advirtieron que los jesuitas de México no callarán ante la realidad que lacera a toda la sociedad.

“Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales”, manifestaron.

Por su parte, el representantes de la organización Víctimas Demandantes (VIDAS), Benjamín Cuellar, indicó que el asesinato de dos sacerdotes jesuitas y un laico en la sierra Tarahumara, Chihuahua, así como la desaparición de sus cadáveres por parte de los asesinos constituye un terrible hecho criminal que debe ser condenado contundentemente, como está ocurriendo dentro y fuera de México.

“Víctimas Demandantes (VIDAS) se suma solidariamente a quienes ya lo han hecho. Asimismo, consideramos necesario destacar una de las principales causas que han generado y seguirán generando muertes y desapariciones de personas inocentes en ese país”,dijo Cuellar.

Por los que indicó que se trata de la “guerra” que desde diciembre del 2006 declaró el entonces recién estrenado presidente mexicano, Felipe Calderón, contra uno de los rostros del crimen organizado: el narcotráfico. A estas alturas, sus víctimas fatales se calculan en cientos de miles y continúan.

Solo en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador han ejecutado a siete sacerdotes junto a más de 150 periodistas y defensores de derechos humanos.

El enfoque partidista, electorero, militarista y sin una visión integral que predomina a la hora de enfrentar esos fenómenos de violencia en nuestras sociedades nunca ha resultado exitoso.

El Salvador debe mirarse en ese espejo y en las “manos duras” fracasadas de los anteriores Gobiernos, para encarar críticamente lo que está ocurriendo hoy en el marco de la “guerra contra las maras”.

Por su parte, el director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA, José María Tojeira, planteó que esto se registró solo porque los sacerdotes auxiliaron a un herido que entró en el templo parroquial.

“Morir ayudando a un herido es una muerte martirial: El cristiano, solo armado con el amor, socorre a las víctimas del odio aunque las armas del odio pretendan destruirlo. Nuestros muertos quedan siempre con nombre propio. Los asesinos pasan a la historia del mal y del olvido”, sostuvo.

close

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias