spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Clase, culturalismo y socialismo

Aclaraciones a ciertos oenegistas victimizados y fingidamente radicales

Algunos comentarios a la entrevista que me hizo Radio Dezurda el domingo 3 de noviembre pasado (Entrevista) necesitan aclaración, porque la ignorancia que las genera es tan honda que no resulta humanamente justo no hacerlo.

A los oenegistas no les gusta que al referirme a CODECA hable de lucha de clases. Menos aún que afirme que no hay una sola agencia internacional que financie esa lucha. Y en buena hora, porque si ésta fuera financiada, no serí­a lucha de clases; así­ como no es lucha revolucionaria ese coro de sirenas que aboga por reivindicaciones sexuales, étnicas y raciales desde una perspectiva exclusivamente culturalista, escamoteando el condicionamiento de clase de las mujeres, la diversidad sexual, la etnicidad y la raza. Estos activistas, que viven de una disciplinada victimización sexual y étnica ante la cooperación internacional, necesitan entender que la lucha de clases y las reivindicaciones culturales no se excluyen. Pero que la lucha de clases y el multiculturalismo neoliberal, sí­. Y que rebatir esto alegando “extremismo” versus “moderación” es una simpleza ramplona. Por eso CODECA no deja que ningún financiamiento le dicte su lí­nea polí­tica. Y tampoco se victimiza por su condición campesina. Al contrario, se organiza y moviliza desde una raí­z de clase hacia un objetivo de clase. Lo cual explica por qué el oenegismo no la sigue.

Que hasta ahora CODECA no hable de socialismo, no quiere decir ─como deducen mecánicamente ciertos dualistas hondamente ignaros─ que apoye el capitalismo. La mentalidad bipolarizada no alcanza a entender y menos a aplicar la dialéctica al análisis de lo concreto. CODECA propone un cambio táctico de sistema para alcanzar estadios a-legales estratégicos que obliguen a crear un Estado y una legislación plurinacionales capaces de cambiar de raí­z el sistema. Pero de esto a cumplir con el requisito principista (del izquierdismo infantil) de hablar forzadamente de socialismo, hay mucho trecho y no tiene sentido táctico ni estratégico hoy. Proponer el socialismo inmediato en estas circunstancias es pura pose de “revolucionario” de FB y Twitter, aunque se sepa que el socialismo es la única salida frente a la ola neofascista que inunda la América Latina (y en particular a Guatemala) por medio de restauraciones oligárquicas en las que, en nuestro caso, están embarcados hasta el cuello tanto el oenegismo rosalila como todas las ex-izquierdas locales, con lo que ambos perpetran otra traición histórica al interés popular, muy similar a la de los acuerdos de paz del 96, en especial la del acuerdo agrario.

Espero que las aclaraciones les sirvan de algo a los aludidos oenegistas anti-CODECA. Aunque ya se sabe que la defensa de un modus vivendi indigno por victimizado supera siempre a la razón y la decencia.

___
www.mariorobertomorales.info
spot_img

Últimas entradas