spot_img
spot_img
martes, 26 de octubre del 2021

Cáncer, sexo y sexualidad

El sexo no es solo una actividad fí­sica. Lo que provoca a nivel mental y molecular puede resultar favorecedora en casos de personas que afrontan el cáncer

spot_img

Es probable que la primera vez que le informaron que tení­a cáncer haya pensado principalmente en sobrevivir. Pero después de un tiempo, puede que otras preguntas hayan comenzado a surgir. Tal vez se esté preguntando "¿Qué tan ‘normal’ puede ser mi vida incluso si mi cáncer está bajo control?" O tal vez "¿Cómo afectará el cáncer mi vida sexual?".

Es importante saber que usted puede conseguir ayuda en caso de experimentar problemas de í­ndole sexual tras el tratamiento contra el cáncer. Existen muchos tratamientos adecuados a su disposición. El sexo y la sexualidad son partes importantes de la vida diaria. La diferencia entre sexo y sexualidad es que el sexo es visto como una actividad, algo que usted hace con su pareja. La sexualidad en cambio, está más asociado con la manera en que usted se siente como mujer, y se relaciona más con su necesidad de cariño, intimidad y contacto fí­sico.

Los sentimientos sobre sexualidad afectan nuestro entusiasmo por vivir, la imagen que tenemos de nosotros mismos y nuestras relaciones con los demás. No obstante, los pacientes y médicos a menudo no hablan sobre los efectos que el tratamiento contra el cáncer ejercen sobre la vida sexual de la mujer y de la manera en que ella puede sobrellevar dichos problemas. ¿Por qué? Puede que una persona se sienta incómoda al hablar de sexo con su doctor, con algún profesional médico e incluso con su pareja sexual. Muchas personas se sienten avergonzadas y expuestas cuando hablan sobre sexo.

El primer paso es hablar sobre el tema de su vida sexual con su doctor o algún otro integrante de su equipo de atención contra el cáncer. Así­ como usted requiere saber cómo su tratamiento afectará su alimentación, cuánto dolor podrí­a llegar a sentir y su capacidad para regresar al trabajo, también tiene el derecho a saber cómo su tratamiento podrí­a afectar la función sexual.

Es común que las personas que están afrontando el cáncer pierdan en ocasiones interés o deseo por la actividad sexual. Los temores y las dudas, junto con el cáncer y los efectos por el tratamiento, pueden hacer que una persona no se sienta en un óptimo estado. A veces, la preocupación sobre su salud puede que sea mucho mayor que su interés por la actividad sexual. Pero a medida que la persona regresa a sus actividades cotidianas, puede que el deseo por la intimidad vuelva a surgir.

El manifestar interés por el sexo durante toda su vida está bien. Existen algunas personas que creen que el sexo es únicamente para las personas jóvenes y que las personas mayores pierden el interés por el sexo, así­ como su capacidad de tener actividad sexual.

Estas creencias son mitos en gran parte. Muchos hombres y mujeres pueden ser y continúan siendo sexualmente activos hasta el final de sus vidas.

A veces, el problema se centra alrededor de la ansiedad, la tensión u otros problemas en la relación. Otras veces, esto puede resultar de una enfermedad y de medicamentos que causan o empeoran los problemas sexuales. Pero la mayorí­a de los sí­ntomas pueden ser tratados.

En la actualidad se cuenta con medicinas, terapia, cirugí­a y otros tratamientos que pueden ayudar a las personas a tratar la mayorí­a de los tipos de problemas que puedan tener. Si desea conservar sus niveles de actividad sexual, es probable que pueda hacerlo.

Si está en una relación y uno de ustedes tiene alguna dificultad sexual, ésta afectará a ambos. Si usted está buscando resolver algún problema de tipo sexual, la solución funciona mejor cuando ambas partes en una pareja participan.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias