spot_img
spot_img
sábado, 23 de octubre del 2021

Burocracia eclesial

Año con año, ya como obispo, la Democracia Cristiana no gana las elecciones en su diócesis. Las autoridades eclesiales se lo reclaman

spot_img

En tierra de Infiles (Barcelona, 1982) del italiano Leonardo Sciascia es un relato con base a hechos reales como muchas de sus novelas. El texto recupera la correspondencia entre el obispo de Patti, Angelo Ficarra, y autoridades de la iglesia católica italiana.

Ficarra, siendo todaví­a párroco, prohí­be la exhibición de pelí­culas en las fiestas religiosas del pueblo. Así­ cumple con una orden de la Iglesia.

Las autoridades eclesiales, a pesar de que es fiel al mandato, le llaman la atención porque su celo pastoral lleva a que la comunidad a su cargo no pueda ver pelí­culas que alaban a Musollini y al régimen fascista.

Año con año, ya como obispo, la Democracia Cristiana no gana las elecciones en su diócesis. Las autoridades eclesiales se lo reclaman.

Ese partido no gana en su diócesis porque no presenta buenos candidatos o no tiene la simpatí­a de la gente, pero las autoridades culpan al obispo de la derrota.

Los curiales traman para deshacerse de él. Lo quieren mover de la diócesis, pero Ficarra permanece inmutable. Le inventan una enfermedad, para que tenga el pretexto de dejar su tarea. El no cede.

Le imponen a un auxiliar para hacerse cargo de la diócesis y así­ puede atender su “enfermedad”. Ficarra, deja que llegue el enviado, pero sigue al mando de la diócesis. Él es quien toma las decisiones.

Después de años las autoridades encuentran la manera de deshacerse del obispo. Cuando está de vacaciones en su pueblo le avisan que ha sido nombrado arzobispo.

Las autoridades eclesiales al promoverlo lo hacen a un lado. Esta vez Ficarra no se puede defender. La maniobra les funciona.

En el texto el obispo aparece como la “ví­ctima” que por años resiste, de manera pasiva, el embate de la crí­tica de las autoridades curiales.

La novela se construye a partir del intercambio de la correspondencia entre las autoridades eclesiales y el obispo. La mayor parte de las cartas son del aparato burocrático de la Iglesia.

La novela de Sciascia es una crí­tica a la estructura jerárquica y burocrática de la Iglesia que actúa de manera arbitraria pensando siempre en el poder polí­tico y no en el Evangelio. 

  ———-  

En tierra de infieles

Leonardo Sciascia

Editorial Bruguera

Barcelona, 1982

pp. 149

spot_img

También te puede interesar

Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.
spot_img

Últimas noticias