Especiales de la Semana Atentado Contra El coronel Monterrosa. Una conspiración planificada (II)

 Atentado Contra El coronel Monterrosa. Una conspiración planificada (II)

¡Sigue nuestras redes sociales!

El oficial en retiro Vela Ramos escribe otra versión de como cayera el Cnel. Domingo Monterrosa en un supuesto atentado guerrillero, y del que encuentra muchas contradicciones con la realidad

Por Marcial Vela Ramos


Un soldado no muere frente a la batalla. Muere cuando su patria lo olvida.

El día que el soldado deja de traernos sus problemas es el día en que ya no somos sus líderes, porque ya no confía en que le ayudemos o se convence de que no nos importa. Uno u otro caso serán fallas de liderazgo”,General Collin Powell.

Hijo de Monty narra:

Vi el trato con la tropa; él era uno más y no el coronel; era Monterrosa, y la gente, la tropa. Si vos comes yo como. Y si estoy comiendo vas a comer vos también. Lo que yo mucho lamento es que él nunca tuvo un escribiente a la par o alguien que fuera escribiendo lo que sucedía. Con las vivencias diarias. Monterrosa era muy amigable con la prensa; no andaba ocultando nada. De hecho, muchos periodistas internacionales, antes de salir a operación llegaban a dormir al Atlacatl; no tenía nada que esconder.

Yo vi la vida cuartelaria de él y era un tipo que veía al soldado como padre. El problema del soldado era de él. Yo vi en varias ocasiones en que se acercaron; y le decían mire, fíjese que tengo este problema y me vine aquí a operaciones; ¡nombre! resolvelo y en la próxima evacuación te vas, y allá te quedás. Tenía esa flexibilidad con los oficiales, y por su puesto los oficiales le eran leales también. No les permitía negligencia, sino que les daba cierta libertad privada. Muchos cuentan cómo les ayudó; y algunos cuentan unas cosas que son increíbles. Si usted va a oriente, Monterrosa comía en las casas de todo mundo en oriente.

Pintura de Domingo Monterrosa

Sin embargo, en EEUU, septiembre de 1984, fue la última vez que lo vimos en casa de uno de nuestros tíos en San Francisco, California. Yo tenía un vehículo y lo trajimos desde Sacramenrto hasta los Ángeles. Él iba a volar, pero nos dijo: yo prefiero ir con ustedes y quiero verte manejar, yo tenía 18 años. Lo dejamos en el aeropuerto y ahí nos despedimos; esa fue la última vez que tuvimos contacto físico con él.

“Cheyo” cuenta:

En la Operación Torola 4, yo iba al mando del Batallón Fonseca, y mi Tte. cnel Mario Arnulfo Argumedo Cerna [†] iba con el Batallón Conchagua. Nosotros entramos en el eje norte para hacer un envolvimiento, porque en Joateca se sabía que había un grupo de guerrilleros, haciendo un envolvimiento hasta llegar a Los Altos del Aguacate, pasando por el Valle de Upire.

Después de que ocurrió lo de Monterrosa a mí me ordenaron que me quedara; al bajar los Altos del Aguacate – hay un valle- empecé bajando para después cruzar el río Sapo y subir para Joateca; mi Cnel.  Argumedo Cerna se adelantó, y él fue el que llegó allá a Joateca con el Conchagua, cuando sucedió eso.

 ¿Pero adónde encontraron la famosa Radio Venceremos? En Joateca. En el pueblo. ¿Ahí en el pueblo tenían la Radio Venceremos? Sí. Yo tenía entendido que estaba en la Guacamaya. El que tenía en Joateca era “el cebo” ¿Entendés? O sea, en el cerro La Guacamaya estaban las transmisiones; pero “el cebo” que pusieron fue en Joateca. Yo ya no tuve contacto con nadie. Mi Cnel. Argumedo – después de que se hacían las operaciones se hacía un informe – y él no habló nada de eso. Ni preguntaron nada en la crítica después de la operación. No se realmente; yo de lo único que me di cuenta – yo estaba en ese valle esperando el abastecimiento – para subir a Joateca; primero oímos el helicóptero, se alcanzó oír el ruido; y después informaron por la radio lo que había sucedido.

Específicamente donde estaba esa radio era en Joateca.  Mi Cnel. Argumedo llegó después cuando Joateca ya estaba tomada [recuperada]. Él no capturó la radio. ¿Quién capturó la Radio pues? Fíjate que creo que fue el DM4. Nosotros no fuimos.

Nosotros no sabíamos nada de la radio, nos dimos cuenta después de que ahí habían dejado “el cebo” para – que vos sabes – como se desarrollaron los eventos. Todo el desmadre que se hizo por la muerte de todos los del helicóptero.

Nuestro objetivo no era la Radio Venceremos; nunca nos dijeron en la orden de operaciones que nos dieron, que ese era el objetivo.” La Radio Venceremos nunca transmitía de Joateca, acordate que estaba en la Guacamaya. Me imagino que si alguna vez transmitió de ahí, fue exclusivamente para atraer a la mara; y cabal se cayó en la trampa.

Marvin Galéas en su artículo publicado en EDH, septiembre de 2008. OPERACION: “CABALLO DE TROYA”. (parte de la historia salvadoreña,) relata en cuatro entregas, los hechos acaecidos el día 23 de octubre de 1984; mismos con los que el piloto “Barón Rojo” está en desacuerdo.

“Cuando fue nombrado jefe de la Tercera Brigada de Infantería, la amenaza para la guerrilla aumentó. Era un asedio permanente. Operativo tras operativo. Bombardeos de artillería y aviación sobre nuestras posiciones a cada momento. El hombre estaba cada vez más cerca. Fue entonces cuando Joaquín Villalobos, reunido con su puesto de mando para evaluar la situación militar dijo: “Este hombre nos tiene asfixiados, no nos deja planificar las operaciones al sur del río. Si no lo matamos, él nos va a matar a nosotros”. Durante meses se preparó la operación Caballo de Troya.

Un muchacho campesino, casi niño, de los que habían sido adiestrados para descifrar las comunicaciones del ejército, dijo tajantemente que no. “Yo conozco la voz del piloto del Charly Hierro (Monterrosa), y no es ese”, argumentó inapelablemente el cipote.(Narración de Marvin Galéas)

“Barón Rojo” describe:

En este párrafo el cual dice que un cipote adiestrado en Comunicaciones manifiesta que no es el helicóptero de mi Cnel. Monterrosa porque él conocía la voz del piloto de mi Cnel. Monterrosa. [Charly Hierro]

No creo que fuera posible que el conociera la voz del piloto, ya que este era el Segundo día de haber llegado a la 3a Brigada.

El helicóptero aterrizó en Joateca y al rato se vuelve a levantar. Nuevamente pasa frente a nosotros y entonces el mismo cipote de inteligencia nos confirma que de acuerdo a las comunicaciones interceptadas en “el pájaro va personal médico para sacar unos Heas” (Heridos en acción).

Los pilotos nos presentamos el día lunes 22 de octubre y el helicóptero estuvo aterrizado todo el día en el pueblo de Joateca, y no es cierto que se levantó a sacar heridos. 

El día 23 de octubre por la mañana el piloto Tte. Duarte Arévalo [†] siguió a las órdenes del coronel Monterrosa y voló en dirección del pueblo. El cual estuvo aterrizado hasta la tarde. 

Asimismo el Segundo helicóptero estuvo sobrevolando la zona, lunes y martes abasteciendo a las unidades, y voló un aproximado de 7 hrs. 

Cuando habla que en el pájaro va personal médico a evacuar heridos, el cual despegó del pueblo de Joateca. Esto es una verdad a medias porque el helicóptero despegó de San Miguel transportando personal médico: 4 doctores y 6 enfermeras; íbamos a Perquín ya que había un brote de meningitis, y me dieron 2 pastillas para no contagiarme.

Esto la manifiesta el piloto del otro helicóptero de seudónimo “Barón Rojo

A eso de las 4 de la tarde se oyó el rumor de un helicóptero. “Ese sí es el piloto de Charly Hierro”, dijo Abraham, el jefe de la inteligencia

Pasados unos minutos de las 4 de la tarde vimos cómo el helicóptero se elevaba por los cielos. Se acercaba hacia nosotros. Iba a pasar enfrente. Bastante cerca. Nadie hablaba. Cuando ya estaba volando frente a nosotros, Joaquín dijo: “Mauricio ya”. De pronto vi una bola de fuego que estalló en el aire y oí una enorme explosión.

“Barón Rojo” dice:

El helicóptero de Monterrosa siempre estuvo aterrizado en el pueblo. En este párrafo dice que a las 4 de tarde el helicóptero inicio vuelo y podían ver cómo éste se elevaba y se acercaba a ellos, ya frente a ellos Joaquín ordenó que se activara el control remoto. 

A esta hora, 4 de la tarde yo estaba sobrevolando el área de Perquín y había evacuado al personal médico. 

El helicóptero de mi Cnel. Monterrosa estaba aterrizado en el pueblo. Cuando el helicóptero despegó de Joateca se escuchó una explosión, cayendo en la Quebrada Estanzuelas los cuerpos de los Sres. Oficiales y el resto del personal. El rotor principal salió primero hacia arriba y cayó separado a cierta distancia del fuselaje.

Me encontraba sobrevolando la pista de Gotera como a las 4:15; cuando me llamaron que regresara a Joateca; aterrice en la pista de Gotera, dejé al personal médico, y me dirige al área del pueblo de Joateca. 

Al llegar al área y sobrevolarla, empecé a ver los cuerpos de los oficiales, y ahí en la vaguada ya estaba un Sargento el cual me subió los cuerpos.

No entiendo cómo los cuerpos estaban tan cerca del pueblo; y aquí se narra que el helicóptero se dirigió hacia el área donde los terroristas estaban, no tienen idea de la distancia que se puede volar en 1 a 2 minutos; los cuerpos tenían que estar bien lejos del pueblo. Esta narración parece un cuento de ficción, no hay datos técnicos. 

Se imaginan tener la capacidad en aquellos años de crear un control remoto, y en las montañas, esto suena como arreglar una radio de transistores.  

Me gustaría tener más datos, cómo ejemplo: qué tipo de material utilizaron para fabricar el control remoto. 

Yo creo que esto es un relato de cómo supuestamente mataron a mi coronel Monterrosa. Es cierto que el helicóptero se precipitó al desprenderse el rotor principal; murieron sus ocupantes, “pero no es cierto que ellos lo hayan hecho”.

Testimonio del Cnel (r) Marcial Vela Ramos continuará…


EL CONTENIDO DE ESTE ARTÍCULO NO REFLEJA NECESARIAMENTE LA POSTURA DEL DIARIO DIGITAL CONTRAPUNTO Y ES DE PLENA RESPONSABLIDAD DEL AUTOR


¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Marcial Vela Ramos
Marcial Vela Ramos
Militar, con el grado de Coronel (r); es escritor e historiador salvadoreño. Colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

1 COMENTARIO

  1. No obstante, la construcción coherente de proposiciones y la concatenación sintagmatica son elementales, para adecuadamente explicar: tiene que regresar a la escuela, jóven.

Participe con su comentario

También te puede interesar

Últimas noticias

A %d blogueros les gusta esto: