spot_img
spot_img

Apuntes sobre la naturaleza del teatro

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

Por Mario Mejía

La  literatura es el  arte que hace uso del lenguaje oral y escrito  para manifestarse, el teatro es el arte que hace uso de  cuerpos vivos y cuerpos inorgánicos  para manifestarse.  No digo que esas sean todas sus características, sólo me limito a decir que, una característica esencial de la literatura es ser un arte compuesto de lenguaje oral y escrito, y una característica esencial del teatro es ser un arte compuesto por cuerpos vivos y objetos inorgánicos.

 Basándonos en el materialismo filosófico de Gustavo Bueno y la teoría literaria de Jesús Gonzáles Maestro, podemos decir que, la ficción es aquella realidad no operatoria, es decir, aquella realidad que sólo puede ser captada psicológicamente, pero que necesita un soporte material para que esto suceda, por ejemplo: la ficción literaria se manifiesta en el lenguaje escrito, pero operatoriamente no existe ese mundo que narra la obra, porque no lo podemos captar por nuestro sentidos, lo  que nuestros sentidos  captan son las hojas, la pasta y las letras del libro . Ese mundo y esos personajes que narra la obra sólo los captamos psicológicamente, por eso son ficción.  Las hojas, la pasta y las letras son el soporte material del mundo  y  los personajes  que narra la obra. Es decir que, la ficción  literaria necesita un soporte material para manifestarse.

La ficción teatral es más compleja, porque esta se manifiesta en cuerpos vivos  y cosas  inorgánicas. El personaje ficticio se manifiesta en los movimientos corporales y vestimenta  de una persona que existe operatoriamente, a esta persona le llamamos actor. En otras palabras, el  actor es aquella persona  que hace los movimientos corporales  y uso de vestimenta y decoración corporal adecuadas para que  se exprese la esencia del personaje ficticio, y así podamos captarlo psicológicamente. Por ejemplo,  el personaje de la obra literaria” Romeo y Julieta”,  Romeo. En la adaptación teatral de esta obra, el actor que representa a Romeo  no es Romeo, el público capta mediante sus sentidos al actor, pero este actor  hace determinadas movimientos corporales  y viste de determinada manera para que el público capte psicológicamente la personalidad, el cuerpo  y las acciones  de Romeo. Ahora, es necesario aclarar que, las acciones que  producen  los actores para representar  las acciones del personaje ficticio, no tiene efectos operatorios. En otras palabras, y vuelvo a la obra literaria “Romeo y Julieta”, Romeo se toma un veneno al creer muerta a Julieta, en una adaptación de teatro de esta muerte, el actor de Romeo , solamente hace las acciones necesaria para  que el público capte psicológicamente el autoenvenamiento de Romeo, pero sin envenenarse realmente. En otras palabras, el actor no se ha envenado realmente, no ha sufrido daño.

En síntesis, el actor con su propio cuerpo representa las acciones del personaje ficticio, el actor con su propio cuerpo da soporte material al personaje ficticio. Su mente imita la mente del personaje ficticio al que representa, al grado que, puede auto engañarse  creyendo que él mismo  es el propio  personaje ficticio al que representa en el momento de la función,  pero obviamente los efectos de las acciones que haga para representar las acciones del personaje al que representa, jamás tendrá efectos operatorios.

El teatro hace que la  realidad ficticia  parezca realidad operatoria porque, como dije anteriormente, el teatro expresa la ficción en cuerpos vivos y objetos  que existen operatoriamente.

Nerio Tello y Alejandro  Ravassi consideran que, para que  la ficción teatral se lleve a cabo, hay una especie de acuerdo tácito entre el actor y el espectador, en donde el espectador juega  a que  cree que lo que sucede en la ficción teatral, está sucediendo como un suceso de la realidad no ficticia.  En otras palabras más sencillas, el espectador finge creer que lo que sucede en la ficción teatral en el preciso momento de la función ,está sucediendo realmente como algo no ficticio.

En conclusión, en el teatro la ficción toma un rostro muy parecido a la realidad operatoria. Al  igual que la literatura, el teatro surge desde tiempos muy primitivos, cuando  dominaba la magia y el mito. La función  del teatro, como las otras formas de arte, ha sido y sigue siendo transmitir formas de interpretación de la realidad. Ya  sea interpretaciones  que fortalezcan una visión mágica, acrítica e irracional de la realidad, o interpretaciones que fortalezcan  una visión racional y critica de la realidad, que contribuye a la construcción de nuevas formas de razonamiento que ayuden al progreso humano.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
Mario Mejía
Mario Mejía
Artista salvadoreño y columnista de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias