spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 30 de julio del 2021

AMLO y la contraparte del populismo para un triunfo

spot_img

El domingo 1o del corriente México celebro electorales ganadas por AMLO.

Su triunfo es respaldado por el 54% del electorado de acuerdo al INE, inédito en América Latina y que supone la base social que legitima sus programas polí­tico, económico y social, además del soporte legislativo, donde Morena también se impuso.

También inédito para México es el triunfo en ciudad capital, de Claudia Sheinbaum, miembro de Morena y primera mujer en alcanzar tal posición.

Esto en medio de la caí­da del prií­smo por el rechazo que la sociedad mexicana le hace por los niveles de corrupción e inviabilidad del modelo derechista.

Y es que elemental para entender éste triunfo es considerar el cansancio que los mexicanos resienten por los polí­ticos, considerados un bulto cuya razón de ser es el expolio, la corrupción y la ineptitud e incompetencias que han colocado a México ante un oscuro futuro.

Esto aunado a una guerra contra el narco, que tampoco supone beneficios y sí­ un aumento de la ilegalidad (hasta 234,000 asesinatos en 11 años) y pérdida de soberaní­a ante los EU, degenerando en ausencia de autoridad en algunas regiones donde los carteles se ceban en luchas intestinas y enfrentamientos contra fuerzas paramilitares.

En éste escenario el triunfo de Morena era previsible pero además inevitable, como improbable de ocultar como múltiples observadores sugieren de los procesos de 2006 y 2012.

Sin embargo, el arribo de la izquierda no implica "girar a la izquierda", puesto que el modelo económico determina la ruta económica, y las variables polí­tica y social, por lo que las expectativas que la población ponen en el ejecutivo chocan contra los lí­mites de ésta realidad. Es decir, el desmontaje del estado fallido existente, pasa por un proceso sostenido que implica relevar a las clases polí­tica y jurí­dica, protectoras del modelo, así­ como sustituir a la burocracia anquilosada e inefectiva, elegida polí­tica y no profesionalmente, para la que, la coima es una práctica cotidiana y natural. Se suma a ello las relaciones que México sostiene con EU, benéfica para las élites y los EU, y no para la ciudadaní­a.

Estas consideraciones no deben, sin embargo, turbar el hecho de que al arribar AMLO al ejecutivo se oxigena el progresismo latinoamericano, así­ como los demás proyectos de ésta orientación latinoamericanos, mientras que se evidencia que los conservadores lo logran mediante el golpe suave, respaldado por EU, o en el mejor de los casos, por pobres patrocinios electorales, agotados de esperar cambios que impedidos por la derecha, hace del voto una herramienta de castigo y no de rechazo como se ha supuesto.

Queda entonces considerar las posibilidades reales de AMLO, quién se divorció de todo populismo, construyendo sobre la base electoral existente la plataforma que será el proyecto sostenido que rescate a México, trazando objetivos que pueden alcanzarse junto a las fuerzas vivas que constituyen el México pujante, décima economí­a global, para que su ciudadaní­a, logre finalmente acceder a las riquezas a las que tiene derecho, pues las ha construido, y es su más legí­tima heredera.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias