spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 23 de julio del 2021

Alemania señala el camino del mercado laboral del siglo XXI

El acuerdo «piloto» cubre a medio millón de empleados en la región, sede de potencias industriales como el fabricante de coches Daimler AG. Se extiende hasta marzo de 2020 en modo de prueba y se extenderá sin duda al resto de Europa si funciona bien, de manera que estarí­amos inaugurando el siglo XXI en materia laboral.

spot_img

Los trabajadores industriales del suroeste de Alemania son conscientes de que están haciendo historia. «Lo que hemos logrado ha sido muy importante, estamos abriendo nuevos caminos», celebra la representante del todopoderoso sindicato IG Metall en Reutlingen-Tubinga, Tanja Silvana Grzesch. «Lo definitivamente importante “”continúa”” es que hemos tenido el coraje de hacer girar el modelo, hemos desplazado la soberaní­a al tiempo, al horario laboral, estableciendo un principio de flexibilidad por ambas partes en lugar de la clásica flexibilidad unilateral por parte de la empresa», según el artí­culo publicado por ABC.

Se refiere al acuerdo al que el sindicato ha llegado con la patronal Suedwestmetall, que prevé una subida salarial del 4.3% desde abril, en un contexto en que cada punto porcentual adicional cuesta 2,000 millones de euros al año, además de otros pagos repartidos en 27 meses. Pero sobre todo, abre la posibilidad de horarios de trabajo más flexibles. Los empleados tendrán derecho a reducir sus horas semanales de trabajo a 28 durante un máximo de dos años, mientras que los empleadores podrán poner más trabajadores que antes en semanas de 40 horas, más largas que hasta ahora. «Es un hito en el camino hacia un mundo laboral moderno y de autodeterminación», dijo el lí­der del gremio IG Metall, Jí¶rg Hofman, mientras que el director de Sí¼dwestmetall, Stefan Wolf, se limitó a declarar que se trata de una determinación «tolerable aunque dolorosa».

Los trabajadores podrán rebajar sus horas semanales a 28 durante un máximo de dos años

El acuerdo «piloto» cubre a medio millón de empleados en la región, sede de potencias industriales como el fabricante de coches Daimler AG. Se extiende hasta marzo de 2020 en modo de prueba y se extenderá sin duda al resto de Europa si funciona bien, de manera que estarí­amos inaugurando el siglo XXI en materia laboral.

Las startup marcan el camino

Pero no nos engañemos. El siglo XXI lo inauguró hace ya una década el boom de las startups y lo que la industria alemana hace con este acuerdo es un esfuerzo por no quedarse atrás en la carrera por quedarse con el personal más cualificado, que ha cambiado su mentalidad y ya no valora tanto un trabajo estable en una gran empresa o un salario fijo como la libertad de disponer de su tiempo. Muy concretamente, la industria necesita incorporar a la mujer a sus procesos más punteros. No hay más que asomarse a la Agencia Federal de Empleo para comprender el problema. Solo en el apartado de Ingenierí­a Eléctrica hay 160,000 puestos de trabajo sin cubrir, en un sector en el que solamente el 20% de los trabajadores son mujeres.

Las empresas tendrán más empleados que antes en semanas de 40 horas, más largas que las actuales

«Nos falta fuerza de trabajo, es evidente, por eso lo que IG Metall ha negociado no es tanto un privilegio como una solución», defiende el jefe de las negociaciones sindicales, Oliver Zander. La patronal, en cambio, se pregunta quién va a hacer el trabajo y calcula que la reducción de horarios laborales exigirá contratar 200.000 nuevos trabajadores que no aparecen en el mercado laboral alemán. El caso es que, si quieren competir con las startups y las empresas en internet por los mejores ingenieros, no parece haber otra salida.

Simone, ingeniera informática, madre de dos hijos de 5 y 3 años y residente en Berlí­n, dejó en 2013 su trabajo en Siemens para desarrollar una app que posibilita un servicio de mensajerí­a en bicicleta parecido a Uber. «Tení­a un buen puesto, pero fue una gran decisión. Me permitió adaptar mis horarios laborales a las necesidades de mis hijos y otras muchas ventajas como viajar cuando todo el mundo trabaja y por lo tanto mucho más barato», hace balance. Berlí­n es además referencia en la creación de startup internacionales. Cada año se fundan 44.000 empresas, especialmente en sectores creativos y tecnológicos y el 33,7% de los trabajadores empleados en Alemania son extranjeros, lo que añade un factor muy enriquecedor a este modelo de trabajo.

Conciliación

La última encuesta entre los afiliados de IG Metall muestra que el 26,5% tiene hijos mejores de 14 años y el 18,5% parientes que necesitan cuidados. «Lo que buscamos es que un empleado pueda ir adaptando su horario laboral a sus circunstancias vitales. Un estudio del sector arroja que 680.000 trabajadores, el 82%, desearí­a reducir su horario. Habrá etapas en las que decida prolongar su horario, etapas de promoción en la empresa, una posibilidad que también recoge el acuerdo. Y habrá otras etapas en las que necesite más tiempo en casa», explica Zander, apuntando a una de las claves revolucionarias del pacto: el horario laboral deja de ser negociado en convenios sectoriales para pasar a ser una decisión individual de cada trabajador.

Karl Brenke del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW) en Berlí­n, señala que se trata de un ajuste entre la oferta y la demanda de empleo «muy adecuado», teniendo en cuenta sobre todo el cambio demográfico. Este año será el primero en Alemania en el que se jubilen más trabajadores que los que accedan por primera vez al mercado laboral.

Tomado de ABC.es: http://www.abc.es/economia/abci-alemania-senala-camino-mercado-laboral-siglo-201802180203_noticia.html

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias