spot_img
spot_img

A 25 años de los acuerdos de paz El Salvador sin plan de nación

¡Sigue nuestras redes sociales!

La premisa más importante para construir un plan de nación es la realidad

spot_img

Los acuerdos de paz de 1992 pusieron fin a la confrontación militar y a la hegemoní­a y exclusividad polí­tica de la oligarquí­a, pero ésta continuó con suficiente poder para continuar la guerra por otros medios: el  usufructo amañado de los bienes del estado (privatizaciones y licitaciones) en los gobiernos de Arena, y el incremento de la guerra polí­tica y mediática (polarización) contra los gobiernos del FMLN.

Por su parte el FMLN y sus gobiernos no han podido construir un rumbo nacional (ni particular) ni liderarlo, y terminó como el “enemigo”: empantanado en la polarizada confrontación, que a la fecha impide, no sólo la construcción de un proyecto nacional, sino que la construcción de acuerdos parciales como el de las pensiones.

Todo el derroche de energí­a, tiempo y recursos puestos en función de la confrontación e intereses particulares, ha posibilitado que la polí­tica y sus representantes se descuiden de intereses primarios de la nación y ello ha llevado al incremento de la delincuencia, al poco crecimiento de la economí­a y el empleo, a las deficiencias en educación y salud, al incremento de la corrupción y los problemas fiscales.

Entonces,  ¿cuál es la alternativa?: continuar con la confrontación o buscar un proyecto de nación? De la respuesta a esta pregunta depende en gran medida la ruta a seguir.

La pelí­cula de la confrontación o polarización y sus consecuencias ya la conocemos, lo que no sabemos es hasta donde la va aguantar la población y las reacciones venideras. Ya existe un rechazo de parte de sectores de opinión y población a esta forma de hacer polí­tica y va en incremento.

La pelí­cula de un proyecto de nación solo la conocemos como modelo de otros paí­ses. En El Salvador, nunca lo hemos tenido, la Republica se formó con esas caracterí­sticas: la exclusión, las extremas desigualdades y la marginación, son una falla de origen de los dirigentes de aquella época, la cual se prolongó a travez de los años y aún la vemos en el espejo de la actualidad.

La premisa más importante para construir un plan de nación es la realidad: empezando porque los poderes económicos, polí­ticos y sociales  están más o menos equiparados y no es posible desde un gobierno o gobiernos imponer un proyecto particular a otros, eso solo es posible, a veces, cuando se es vencedor total después de una guerra. Por tanto hay que conjugar esos interese económicos, polí­ticos, ideológicos, pero, tomando en cuenta los intereses de la mayorí­a y sin excluir las minorí­as.

Ya teniendo la voluntad y el pensamiento puesto en la construcción del plan de nación, la otra parte clave es el liderazgo para impulsarlo. Hay que tener en cuenta que esta es una tarea titánica y difí­cil, pues se necesita mucha sensibilidad polí­tica, mucha voluntad polí­tica y mucho pensamiento polí­tico y mucha acción, la confrontación es mucha más fácil, no requiere de grandes cualidades, pero liderar una unión es otra cosa.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
José Medrano
José Medrano
Tribuna libre

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias