spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 02 de agosto del 2021

Venezuela y las excusas para su invasión

spot_img

Sometida al más crudo bloqueo, Venezuela enfrenta la noche más difí­cil de su historia, pues entre las amenazas también asume la posibilidad de una confrontación armada con Estados Unidos y sus aliados.

Las razones argí¼idas son que supuestamente el gobierno caraqueño es ilegí­timo, represor de su pueblo y "amenaza al mundo libre", como afirmara Barack Obama.

Sin embargo al ser contrastadas con la legalidad o los hechos se pierden por completo:

El señor Maduro fue electo en un proceso transparente, auditado por organismos internacionales como la OEA, la ONU, la UE, la UEA, la UA, además de otras entidades entre las que destaca a tí­tulo particular, el expresidente estadounidense Jimmy Carter, que sobre ellas dirí­a: "…éste ha sido un proceso verdaderamente libre y transparente, ejemplo para el mundo y para mi paí­s…"; celebrado en mayo de 2018, y de las que no hubo reparo, salvo del candidato perdedor, quién afirmara "…habrí­an de repetirse porque no participó la oposición en pleno…", argumento insulso que EU y sus más dí­scolos incondicionales repitieran como si de algo serio se tratara[debe recordarse que del proceso electivo del que resultara vencedor para un segundo mandato George Bush, y por las irregularidades observadas en el mismo, serí­a luego admitido en proceso abierto ante las cortes por la ruptura que significó con el derecho del soberano a elegir a sus gobernantes – para el cual la ciudadaní­a tuvo apenas tibias protestas – demandando la transparentización del proceso, que sin embargo concluyó favoreciendo a Bush, como oscuro arreglo del comité que lo reviso, y que obligó al expresidente Carter afirmar: "la Democracia ha muerto en EU…" ].

Esto porque los detractores de Venezuela no admiten observaciones hacia sus particulares democracias, que destacan por el grave nivel de intolerancia – pues EU amenaza y agrede para lograr sus objetivos, como en Colombia el asesinato de opositores arropado por la impunidad es la práctica, o en Brasil la violencia social bendecida por el pentecostalismo mientras el estado se contrae es la ví­a, y el más absoluto abandono lo es en Argentina mientras los organismos multilaterales se apropian de los bienes públicos y la violencia de género se sucede en Ecuador, todo a nombre de la democracia.

¿La razón?

Ninguna que vea con la legalidad, por el contrario, pues la tolerancia venezolana supera por mucho a la de sus detractores [habrase visto en algún lugar que alguien asuma como "presidente responsable", figura acuñada a propósito de legitimar éste descaro de intervención, que no es más que un pelele ya abandonado a su suerte que solo puede echar mano de su discursiva perorata vací­a y sin sentido, que nadie toma en serio y que resuma descomposición moral].

No. La razón se encuentra en el petróleo, el gas, el coltán y el oro, que son los recursos que la agresión desea, pues son los más importantes del planeta y quieren beneficiarse gratuitamente como hicieran con el cobre y el petróleo, pero además, para acabar con el proyecto progresista originario, que será la emancipación y el futuro del subcontinente.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias