spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 25 de julio del 2021

Uruguay: nueva carrera hacia la presidencia

Uruguay tiene una tradición democrática sostenida a lo largo de la historia institucional, pero la participación en las elecciones internas ha ido decreciendo desde que en 1999 se instaló este sistema mediante una reforma constitucional

spot_img

MONTEVIDEO – Uruguay inicia este domingo 30 de junio una nueva  carrera hacia la presidencia del paí­s, con la realización de las elecciones internas, en las que los partidos polí­ticos nombran a los candidatos únicos para las nacionales de octubre.

Estas primarias no son obligatorias aunque los partidos deben obtener más de 500 votos para mantener sus posibilidades de participar en las nacionales de fin de año.

Los seguidores del gobernante Frente Amplio (FA), una coalición de partidos y movimientos de izquierda y progresistas tienen cuatro opciones. El ingeniero Daniel Martí­nez, que fue intendente (alcalde) de Montevideo en los últimos cinco años, la ingeniera Carolina Cosse, que fue ministra de Industria, el obrero de la construcción Oscar Andrade y el economista Mario Bergara, ex presidente del Banco Central (BCU).

El Partido Nacional (PN-conservador) presenta como principal candidato a Luis Lacalle Pou, hijo del ex presidente Luis Aberto Lacalle (1990-1995), al ex senador Jorge Larrañaga, al ex intendente de Maldonado Enrique Antí­a y al empresario Juan Sartori.

Estas son las dos principales fuerzas polí­ticas de Uruguay, aunque también están registrados otros 12 partidos que van desde la izquierda radical a la ultraderecha, incluyendo al conservador Partido Colorado, que gobernó el paí­s durante más de cien años, desde 1830, pero se fue deshilachando en este siglo hasta quedar con una í­nfima adhesión electoral de un 7 por ciento. 

CURIOSIDADES 

Una de ellas es la aparición, por primera vez,  de las noticias falsas (fake news) que inundaron los medios de difusión y  las redes sociales como nunca antes se habí­a visto en Uruguay, aunque ya es una práctica común en otros paí­ses. La situación llevó a la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), el sindicato de los trabajadores de los medios de difusión, a conseguir la firma de un compromiso de los principales dirigentes partidarios para una campaña limpia y un repudio a la difusión de noticias falsas. Igualmente todos reconocen que no es fácil identificar a los responsables.

Otro elemento significativo en el escenario polí­tico uruguayo fue la sorpresiva aparición de un empresario de 38 años, llamado Juan Sartori. Desembarcó en Uruguay procedente de Europa, donde tiene varios negocios, entre ellos un club de fútbol en Inglaterra, y se inscribió como precandidato del conservador Partido Nacional.  

Sartori viví­a en Europa, es casado con una millonaria rusa y nunca antes votó en el paí­s. En una campaña de apenas seis meses, sustentada en el desembolso de cifras millonarias, provocó un terremoto en ese partido, ya que, según algunas encuestas, pondrí­a en riesgo el triunfo de Lacalle Pou, que maneja todo el aparato del PN.

Otro elemento novedoso fue la candidatura de Guido Manini Rios, un ex jefe del ejército, destituido el 12 de marzo por criticar a la Justicia. Este militar es considerado un "nostálgico"  de la última dictadura (1973-1985) aunque no llega a compararse con la figura del brasileño Jair Bolsonaro y no parece representar un riesgo electoral para los partidos mayoritarios.

HISTORIA DE LAS INTERNAS

Uruguay tiene una tradición democrática sostenida a lo largo de la historia institucional, pero la participación en las elecciones internas ha ido decreciendo desde que en 1999 se instaló este sistema mediante una reforma constitucional. Para el domingo están habilitados poco más de 2,6 millones de ciudadanos mayores de 18 años, pero la asistencia es una incógnita.

Muchos seguidores del Frente Amplio está desilusionados con la gestión de gobierno en los últimos quince años. El PN, que aparece como la segunda fuerza, ya tiene historias de haber gobernado el paí­s y aunque su principal candidato, Lacalle Pou, de 45 años,  se esfuerza por despegarse de la tradición conservadora de sus correligionarios antecesores.

Quienes emerjan como candidatos presidenciales, disputarán ese privilegio el último domingo de octubre y, encaso que ninguno obtenga la mitad mas uno de los votos válidos, habrá una segunda vuelta el último domingo de noviembre.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Castillos
Corresponsal en Uruguay y Paraguay
spot_img

Últimas noticias