spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 02 de agosto del 2021

Tres “T”, la gente y sistema de salud son claves de Uruguay para enfrentar al COVID-19

Uruguay es señalado desde distintas partes del planeta como un ejemplo por la estrategia desplegada desde mediados de marzo para enfrentar con éxito a la pandemia del Covid-19 y, según sus expertos, las tres "T", su gente y el sistema de Salud fueron algunas de las claves

spot_img

Las tres T significan "Test, track and trace",  términos del idioma inglés que resumen,  básicamente, la importancia de detectar los casos, trazarlos y confinar a los afectados, según explicó el científico Gonzalo Moratorio, que integra el equipo de profesionales del Instituto Pasteur, prestigioso centro de investigaciones de Uruguay.

Pero el país sudamericano exhibe también con orgullo un Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), creado hace diez años por el gobierno del progresista Frente Amplio (FA), que  garantiza la cobertura y acceso universal a los servicios de salud, de toda la población, de unos 3,2 millones de habitantes.

Este Sistema Nacional (SNIS) "reglamenta el derecho a la protección de salud de todos los habitantes del país, a través de un Seguro Nacional de Salud (SNS), financiado por el Fondo Nacional de Salud (Fonasa), con aportes de patrones y empleados".

Extiende obligatoriamente la cobertura médica, pública o privada de los trabajadores, a los  hijos a cargo menores de 18 años o mayores con discapacidad, propios, así como los del cónyuge o concubino, cuando no estén amparados por sus padres biológicos o adoptivos. cónyuge o concubino que no posea por sí mismo la cobertura médica del Seguro Nacional de Salud.

Otra de las claves  para el éxito de esta campaña en Uruguay han sido la conciencia y responsabilidad de la gente que, desde un primer momento, acató las exhortaciones al confinamiento voluntario y, posteriormente, al retorno paulatino a la normalidad, respetando ciertos protocolos.

Claro que no todo funciona a la perfección. Hay dificultades, errores, descuidos y hasta irresponsabilidad de algunas personas, que desacatan las recomendaciones, por ejemplo, de usar tapabocas en algunos lugares cerrados o en los medios de transporte, o la necesidad de mantener el distanciamiento social.

Hasta ahora no habido necesidad de imponer obligatoriamente muchas de las medidas, salvo el uso de tapabocas en los buses del transporte colectivo urbano y nacional, en los centros comerciales y de enseñanza primaria, secundaria y técnica. La Universidad es autónoma y hasta ahora no ha retomado las clases presenciales por decisión de sus autoridades.

El hecho de estar entre dos vecinos colosos, como Brasil y Argentina, donde el virus ha hecho estragos, llevó a Uruguay a mantener cerradas sus fronteras, aunque hay cierta flexibilidad a la hora de admitir la llegada o salida de personas. En la medida de lo posible se hacen hisopados o se dispone el aislamiento de dos semanas para los visitantes, en muchos casos trabajadores que llegan a  Uruguay para alguna zafra agrícola o para la industria de la construcción.

Debido a esta realidad, que es como una isla en el continente sudamericano, Uruguay es el único país de Latinoamérica para el cual la Unión Europea (UE), bloque integrado por 17 países, abrió sus fronteras desde el miércoles 01 de Julio.

Las últimas cifras oficiales sobre la pandemia indican que en Uruguay son 79 las personas que aún desarrollan la enfermedad. Desde que se declaró la emergencia sanitaria, el 13 de marzo, se procesaron 71.445 tests y se registraron 956 casos positivos en todo el país. Del total, 849 ya se recuperaron y 28 fallecieron.

LINK: presidencia de Uruguay

https://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/sinae-informe-covid-19-domingo-5

spot_img

También te puede interesar

Carlos Castillos
Corresponsal en Uruguay y Paraguay
spot_img

Últimas noticias