spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

Tensión en Paraguay y el presidente en jaque

El juicio político es uno de los instrumentos vigentes en Paraguay y mediante el cual el Congreso puede promover la destitución del presidente, el vicepresidente y otras autoridades del gobierno

spot_imgspot_img

El Presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, está al borde de un juicio político que podría terminar en su destitución, dos años y medio después de su asunción y cuando le faltan todavía dos años y cinco meses para concluir su mandato.

Desde su propio partido, la conservadora Asociación Nacional Republicana (ANR), más conocida como Partido Colorado, se levantaron voces críticas, principalmente del sector “Honor Colorado” (HC) que lidera el ex presidente y empresario Horacio Cartes.

El presidente de HC, Pedro Alliana, expresó en redes sociales que “hay que escuchar a la gente” y  agregó que “hay que aceptar que es el momento de soluciones”.

El dirigente de HC Raúl Latorre fue más lejos y precisó, también en redes sociales, que “HC no forma parte del gobierno” sentenciando una ruptura de las relaciones entre los dos sectores mayoritarios del gobernante Partido Colorado.

Sin el apoyo de HC y prácticamente de toda la oposición de centro y de centro izquierda, al presidente Abdo Benítez, que lidera un grupo llamado “Añetete” (que significa “verdad”, en el idioma guaraní) le queda poco margen de negociación para mantenerse en el gobierno, aunque todo dependerá de cómo transcurran las negociaciones políticas de estas horas.

Desde el viernes se vienen produciendo manifestaciones callejeras en el centro de Asunción, la capital del país, con el saldo de un muerto, varios heridos y detenidos, un ambiente que se repite con frecuencia en ese país de unos 6 millones de habitantes y al que le cuesta sostener la institucionalidad.

En un clima similar, en el 2012 el Congreso destituyó, de manera fulminante, al entonces presidente Fernando Lugo, ex obispo católico, acusándolo de mala gestión, trasla muerte de varios campesinos y policías en un enfrentamiento por posesión de tierras en el interior del país.

En un intento de aplacar los ánimos, el presidente  Abdo Benítez destituyó este sábado a los ministros de Educación, de la Mujer y a su Jefe de Gabinete, después que el viernes haya renunciado también el titular de Salud Pública, acosado por denuncias de mal funcionamiento de la estrategia para enfrentar la pandemia del Covid-19.

“Desde el inicio buscamos tomar medidas para proteger a nuestra población. Tuvimos aciertos y errores, soy una persona de diálogo, no de confrontación, y mi compromiso es escuchar a todos, tanto a los que aprueban a nuestro Gobierno, como a los que no”, dijo en un mensaje.

El presidente paraguayo agregó que “los cambios responden a la necesidad de una pacificación en el país” y aseguró que en la semana se seguirán evaluando más cambios ya que le pidió la renuncia a todos los ministros de su gabinete.

El juicio político es uno de los instrumentos vigentes en Paraguay y mediante el cual el Congreso puede promover la destitución del presidente, el vicepresidente y otras autoridades del gobierno, incluyendo a los ministros de la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal General del Estado, el Defensor del Pueblo, el Contralor General de la República, el Subcontralor y los integrantes del Tribunal Superior de Justicia Electoral.

En el artículo 225 de la Constitución se establece que la acusación será formulada por la Cámara de Diputados, por mayoría de dos tercios y la Cámara de Senadores, por mayoría absoluta de dos tercios, juzgará a los acusados por la Cámara de Diputados y, en caso, declararlos culpables, dispondrá la separación del cargo. No se establecen pasos para este trámite institucional.

En la historia del Paraguay solamente tres presidentes fueron enjuiciados por este medio. José  Juggiari (1932), Raúl Cubas Grau (1999) y Fernando Lugo (2012).

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias