spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

Suiza masifica los test gratuitos para detectar el coronavirus

Penuria de vacunas, multiplicación de test e incertidumbre sobre el levantamiento del semi confinamiento

spot_img

El Consejo Federal helvético, gobierno colegiado de 7 miembros elegidos por el voto secreto del Parlamento, lanzó el proyecto de ofrecer gratuitamente 5 test individuales por mes de saliva o mediante hisopos nasales, a los 7,5 millones de habitantes susceptibles de vacunarse. La medida fue sometida al acuerdo con los 26 cantones, y debería ponerse en marcha el lunes 15 de marzo. El costo de la operación alcanzaría el equivalente a 1.000 millones de dólares.

La iniciativa, que abarcaría a los asintomáticos, podría interpretarse como preventiva, pudiendo compensar el lento avance de la vacunación, por falta suficiente de dosis que los dos únicos laboratorios que de momento aprovisionan, Pfizer/BioNTech y Moderna, en virtud de los recortes de suministro de las promesas iniciales. Mientras tanto, Astra-Zeneca no ha conseguido todavía la autorización del órgano de control estatal e independiente Swissmedic, para que su vacuna pueda ser aplicada a los mayores de 65 años.

La evolución de la pandemia actualmente en Suiza es considerada “incierta”, con más de 1300 nuevas infecciones diarias (en alza), unas 60 hospitalizaciones cotidianas (estable), y 13 fallecimientos en las últimas 24 horas (en baja). Se observa un significativo incremento de las nuevas variantes, 13.387 en total: 4.194 atribuidas a la de origen británica, 172 a la sudafricana, y 7 a la brasilera.

De continuar el aumento de la progresión, tal vez cuestione el abandono de la medida restrictiva más importante, que es el cierre de bares y restaurantes, programada para el 22 de marzo venidero. El semi confinamiento en vigor mantiene además congeladas las actividades con presencia de público, como los eventos deportivos y culturales, salvo algunos para los jóvenes menores, no mayores de 18 años. Los adultos siguen sin poder concurrir a gimnasios, piscinas y canchas de fúltbol y tenis.

En Suiza se está vacunando unas 20 mil personas por día, siendo un país de 8,5 millones de habitantes, sumando 300 mil vacunados con dos dosis, cuando ya han sido distribuidas más de 200 millones de dosis en el mundo. Suiza tiene contratos con cinco fabricantes, los antes mencionados Pfizer/BioNTech, Moderna, y tal vez pronto Astra-Zeneca, junto a Novavax y Curevac, por un total de 32 millones de dosis.

En la eventualidad del aún incierto final de la vacunación se calcula que matemáticamente sobraran dosis. Las autoridades anticiparon que de suceder, las venderían o donarían a países necesitados. Sin embargo, cabría quizá no olvidar hipotéticamente que los vacunados podrían llegar a ser controlados por estos test en un futuro, al desconocerse el tiempo de protección que ofrecerá la vacuna al inyectado. También se ignora si los vacunados, pese a haberse protegido con la vacuna contra el SARS-CoV-2, son o no son vehículo de trasmitirlo a otros.

Los test gratuitos podrían contribuir conjeturalmente a disipar las zonas oscuras de las dos únicas certezas que asume el gobierno, que son el desconocimiento de la mayoría de los contaminados sobre cómo y donde contrajeron el Covid-19; y si son realmente los bares y restaurantes, los sitios donde los consumidores sin mascaras, por las cercanías de los contactos, contraen el coronavirus. El objetivo del Consejo Federal es “no perder el control de la situación”, que acarrea la saturación de las salas de terapia intensiva en los hospitales con las olas o brotes epidémicos, la consecuente falta de espacio allí para los pacientes de coronavirus, y el impacto negativo sobre la disponibilidad de camas para los que padecen otras dolencias.

Por ahora se afirma que los adultos podrán hacerse personalmente los auto-test, incluso en sus domicilios. Los recogerían en las farmacias o consultorios, al tiempo que los menores, sobre todo estudiantes, colegiales; y particularmente los empleados públicos o de empresas, incluyendo trabajadores transfronterizos, serán agrupados por los servicios públicos para efectuarles los test. 

Las empresas que controlen facultativamente al 80% de su personal semanalmente, quedaran exentas preventivamente de cuarentenas si uno de sus empleados da positivo. Solo el afectado será aislado de su lugar de trabajo, al igual que su familia y personas próximas en sus domicilios, pero sus colegas de labores podrán continuar funcionando normalmente en las instalaciones de la compañía. Los resultados de los test serán discernidos por laboratorios dispuestos por el gobierno, y solo se comunicaran los casos positivos. El Consejo Federal aportará en francos suizos 65 millones de dólares suplementarios a los cantones para reforzar la infraestructura sanitaria.

spot_img

También te puede interesar

Juan Gasparini
Corresponsal de ContraPunto en Suiza - ONU-DDHH, escritor y experto en Derechos Humanos. Ex preso político de la dictadura en Argentina
spot_img

Últimas noticias