spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

¿Siempre ha sido El Salvador un paí­s violento?

La falta de perdón, reparación de daños y la ausencia de justicia penal y restaurativa son algunos de los factores que coadyuvan a que la violencia perdure, según analista

spot_imgspot_img

El experto en temas de seguridad y criminologí­a, Ricardo Sosa, consideró este lunes que la vorágine de violencia que infecta El Salvador, no es consecuencia del conflicto armado (1980-1992), sino de un proceso de larga data, “desde antes de la conquista española”.

“Desde antes de la conquista, según la historia, existió la violencia e intolerancia de nuestros antepasados. Posteriormente se dio la conquista española y junto a ella maltratos, engaños, deseos de venganza, abusos contra mujeres, sometimientos y otros problemas”, explicó Sosa.

El incremento de la violencia en el paí­s ha sido desarrollado mediante procesos cí­clicos entre 30 y 40 años atrás, los que han logrado afectar a generaciones completas. La falta de perdón, de reconciliación, reparación de daños, la ausencia de justicia penal y restaurativa son los principales factores que agravan la espiral de violencia, de acuerdo al experto.

Lea: El precio de la violencia en El Salvador.

El Salvador, aunque pequeño de territorio, es catalogado como uno de los paí­ses más violentos del mundo. Es, además, el primero en la lista de la región centroamericana. En 2015 la tasa de homicidios fue de 104 por cada 100 mil habitantes; en 2016 bajó a 80.2; sin embargo, para el índice Global de Paz (IGP), el paí­s sigue infectado de una epidemia de violencia.

“En medio de cada etapa que ha vivido el paí­s los factores criminógenos han estado y siguen presentes en la sociedad sin ser atendidos [“¦], por eso siempre hay regresiones, porque el ser humano emula el pasado”, acotó.

Sosa explicó que en la actualidad se pueden evidenciar situaciones que eran caracterí­sticas claras del conflicto armado, como las muertes con saña, desmembramientos, desapariciones forzadas, cementerios clandestinos, graves violaciones a derechos humanos y el uso excesivo de la fuerza por parte de agentes del orden.

“Para evitarlos deberí­a de existir una profunda refundación del paí­s, tanto en lo económico, lo social, cultural y educativo; atacando los factores criminógenos y atendiendo la prevención en la niñez ahora”, manifestó el experto.

Lea: La violencia: mala consejera.

 Recientemente, el exsecretario de Cultura de la Presidencia y antropólogo social, Ramón Rivas, señaló que la violencia en el paí­s se derivó de diferentes problemas estructurales que se fortalecieron de la desigualdad e injusticia social.

“Ciertamente el problema de la violencia en nuestro paí­s es una herencia del reciente pasado histórico, con un enjambre de implicaciones que lo han vuelto sumamente complejo, y eso no lo podemos negar”, dijo Rivas.

Además descartó que el factor étnico, genético o comportamientos violentos de la sociedad sean incidentes de la violencia que se ha desatado en el paí­s.

La violencia se trata de un fenómeno que conlleva procesos histórico-sociales de larga data en la historia nacional, y que forma parte de la mentalidad colectiva del paí­s. Según el exfuncionario, “su resolución no es tan expedita ni fácil de implementar”.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias