spot_img
spot_img
miércoles, 12 de mayo del 2021

Seguridad para periodistas

Medios alternativos y comunitarios de Mesoamérica y El Caribe, aglutinados en ALER (Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica), condenaron enérgicamente el asesinato de periodistas en la región, especialmente en México, Honduras, Guatemala y El Salvador.

Reunidos recientemente en San Salvador, estos medios de la región demandaron “pronta justicia en todos los casos, el cese de la impunidad y programas de protección efectivos para evitar más asesinatos de periodistas y comunicadores.

Y esta semana la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) puso el grito en el cielo por la creciente inseguridad y amenazas contra comunicadores, denuncia que debe alarmar al paí­s y obligar a las instituciones estatales a actuar antes que esta problemática sea más grave.

Sin ser Honduras o México, donde agresiones y atentados contra periodistas están a la orden del dí­a, El Salvador ya entró a la lista de paí­ses inseguros para ejercer el periodismo. A las violaciones sistemáticas de derechos laborales (salarios indignos, jornadas extenuantes, despidos injustificados, etc.) en muchos medios, ahora se suman asesinatos y amenazas.

La semana pasada fue asesinada Roxana Cortez, ex presentadora del Canal 29 de Apopa. Según la versión policial, la comunicadora fue asesinada por pandilleros que le cobraban una extorsión que ella no pudo pagar. Hace una año fue asesinado Nicolás Garcí­a, locutor de una radio comunitaria de Tacuba, también por miembros de pandillas.

Otro caso preocupante tiene que ver con amenazas a periodistas de la revista Factum y otros medios digitales, que han publicado sobre abusos policiales y militares en el combate contra la delincuencia, asesinatos extrajudiciales y existencia de grupos de exterminio al interior de la Policí­a Nacional Civil (PNC).

Además de investigar las amenazas contra los periodistas, lo esperable aquí­ es una indagación seria de la Inspectorí­a de la PNC, Fiscalí­a y demás instancias correspondientes que lleve a la condena de policí­as y soldados involucrados en delitos, al cese de los abusos y arbitrariedades, y a una revisión profunda de la estrategia represiva de seguridad pública.

Volviendo a la seguridad de los periodistas y comunicadores, APES ya trabaja en un mecanismo de protección y una propuesta de ley que garantice la labor informativa en condiciones seguras. Todo el gremio periodí­stico debe apoyar dicha iniciativa, alertar a la sociedad y exigir a las autoridades.

Que así­ sea.

Leonel Herrera
Leonel Herrera
Columnista Contrapunto

Últimas entradas