spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

Rusia niega su participación en caso de sordera de diplomáticos en Cuba

Hace unos meses, diplomáticos estadounidenses y sus familias abandonaron Cuba por una repentina sordera. El FBI dijo que podrí­a tratarse de un ataque con algún dispositivo acústico

spot_imgspot_img

Autoridades del Gobierno ruso tacharon este jueves de "absolutamente absurdos" los intentos de vincularlos con el supuesto "ataque acústico" que sufrieron hace meses algunos diplomáticos estadounidenses destinados en Cuba.

"En lo que respecta a los intentos de ver cierto interés o una participación directa o indirecta de nuestro paí­s en este asunto, es algo sin duda absolutamente absurdo", declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores rusa, Marí­a Zajárova.

La diplomática recordó que hasta el momento no ha trascendido ninguna información oficial sobre el incidente, que es ampliamente discutido en los medios estadounidenses.

"Todo esto adopta formas grotescas. Por una parte, es grotesco y puede provocar la risa, pero por otra, es otro motivo más para abordar las relaciones ruso-estadounidenses desde el enfoque de la confrontación", indicó.

Le puede interesar: Tensas relaciones entre Cuba y EEUU por sordera de diplomáticos.

En un intento de zanjar el tema, Zajárova subrayó que Moscú "no ha participado de ninguna manera en ataques acústicos, sónicos o, como escriben algunos, musicales, contra diplomáticos estadounidenses en La Habana".

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) de EEUU y el Gobierno cubano están investigando unas supuestas agresiones "acústicas", que según el Departamento de Estado tuvieron lugar en Cuba a finales de 2016 y afectaron a varios funcionarios estadounidenses y canadienses.

Washington no ha detallado la naturaleza de los ataques y no ha querido confirmar las informaciones que apuntan a que los diplomáticos fueron ví­ctimas de unos "dispositivos de sonido" que les hicieron perder capacidad auditiva.

Medios estadounidenses informaron que los afectados fueron más de diez diplomáticos estadounidenses y sus familiares, y otros cinco canadienses.

Según la prensa, dos diplomáticos que fueron tratados en Estados Unidos "sufrieron daños a largo plazo, incluida la pérdida de audición como resultado de los ataques, y no pudieron volver a Cuba", mientras que otros decidieron abandonar la isla.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias