spot_img
spot_img

Rockeros en La Luna

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

La Luna era un restaurante en que se presentaba en vivo grupos de música, teatro, danza y poesí­a, generalmente los espectáculos eran de miércoles a sábado. El público dependí­a del tipo de espectáculo: cuando tocaba una buena orquesta de salsa, llegaban muchachos y muchachas de la clase media, que normalmente se divertí­an en lugares de la Colonia Escalón; cuando habí­a teatro y poesí­a la mayorí­a de los asistentes eran personas de más de cuarenta años. En la época en que yo frecuentaba este lugar cultural, estaba situado en la Urbanización Buenos Aires, Calle Berlí­n #228, San salvador, donde ahora está la Buho´s Pizza, frente al puesto de la PNC. Después de que falleció mi esposa, yo pasaba en ese lugar de las siete a las diez de la noche, todos los dí­as de la semana, cuando habí­a alguna presentación artí­stica participaba activamente con aplausos y comentarios, en el resto de los dí­as me dedicaba a leer cuentos y novelas, ya que en ese lugar habí­a una pequeña biblioteca bastante surtida que disfrutábamos los amigos personales de la dueña.

Me llamaba la atención ver que casi todos los dí­as llegaba un joven escritor, se sentaba en la misma mesa, preferentemente sólo para observar y escribir, luego supe que era Horacio Castellanos Moya; varios años después me di cuenta que estaba escribiendo la novela El Asco, en la cual hace uso de la crí­tica mordaz para señalar algunos rasgos culturales de la sociedad salvadoreña; ese libro trata de las supuestas impresiones del autor al conversar con un antiguo compañero de colegio, que vivió en Canadá y que tuvo que regresar a El Salvador para enterrar a su madre. A La Luna, llegaban muchos artistas e intelectuales, varios de ellos con pensamiento de izquierda, estas personas generalmente recibí­an un trato preferencial y descuento en el consumo de bebidas alcohólicas y comestibles.

Durante una época, La Luna programó en la tarde de los sábados, la presentación de tres a cuatro grupos de rock pesado, atrayendo a jóvenes de ambos sexos que se deleitaban con este género musical. Yo era un caso raro entre los asistentes a estos conciertos, especialmente por mi vejez y porque llegaba con mi vestuario cotidiano, propio de un profesor universitario, mientras que el resto lo hací­a luciendo prendas de vestir de color negro y mostrando orgullosamente sus perforaciones (pirsin), aretes u otras piezas de joyerí­a. Una de esas tardes yo estaba sentado en una mesa al lado del escenario, con una amplia visión del resto del local; en una mesa cercana estaban cuatro jóvenes vestidos cotidianamente, posiblemente eran estudiantes universitarios; uno de los meseros llegó y les decomisó una botella de ron, que habí­an internado en forma clandestina, los muchachos se quedaron para escuchar el resto del concierto sin consumir bebidas alcohólicas; llamé al mesero y le dije que sirviera a esos muchachos cuatro tragos de ron y que los cargara a mi cuenta; los muchachos se sorprendieron cuando les llevaron las bebidas, argumentando que ellos no las habí­an pedido, el mesero les explicó y señaló con su mano hacia la mesa en donde yo estaba sentado; los muchachos probaron las bebidas, luego se levantaron para ir a darme sus agradecimientos. Unos meses después fui a escuchar un concierto de rock a la ciudad de San Martí­n, llegué un poco tarde y estacioné mi vehí­culo a varias cuadras del local; como a las nueve de la noche, cuando finalizó el toque, estaba caminando hacia donde habí­a dejado mi automóvil y me asaltaron cuatro mareros; cuando estaba entregándoles mis posesiones, uno de ellos dijo que me devolvieran todo, porque yo era el “tí­o” que los habí­a invitado en La Luna; ellos se disculparon, para quitar el mal sabor de esa noche yo los invité a unas cervezas, que compramos en una tienda cercana y las bebimos en las gradas de un almacén que ya estaba cerrado, la conversación fue sobre el rock pesado y los grupos musicales más conocidos, luego me escoltaron hasta el lugar en que habí­a dejado estacionado mi vehí­culo.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Santiago Ruiz
Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias