spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

“Restaurar la decencia en la Casa Blanca”, quiere Biden

Este martes los estadounidenses deberán decidir entre el presidente Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden, representantes de dos visiones opuestas sobre el destino del país

spot_img

Momentos de gran tensión política global: Trump dice va a ganar las elecciones con más porcentaje que en 2016; Biden, su rival, dice que va a restaurar la decencia en la Casa Blanca"… La tensión es global.

Pero veamos temas que hay que entender en la política de Estados Unidos:  está es una de las elecciones más importantes de su historia, golpeado por una pandemia sin precedente y sumido en una profunda reflexión sobre el racismo. 

Este martes los estadounidenses deberán decidir entre el presidente Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden, representantes de dos visiones opuestas sobre el destino del país.



En comicios pasados era usual que la noche misma de la elección fuera posible declarar un ganador. Pero la cantidad de personas que ya han votado es inédita, ya sea temprano o por correo, algo que podría demorar el escrutinio. En este contexto, es muy probable que no conozcamos al ganador la noche de las elecciones.

Hay que tener en cuenta:

  • Biden se mide con Trump en una mejor posición que la que tenía Hillary Clinton en 2016

  • Los estados Pennsylvania, Arizona, Florida, Carolina del Norte, Georgia y Ohio podrían definir las elecciones

  • Existe la posibilidad de que se repita el escenario del año 2000, cuando una resolución de la Corte Suprema determinó el resultado final de los comicios

  • No solo la Casa Blanca, también está en juego el control del senado

La recta final

Más de 93 millones de personas ya han votado y ambas campañas aseguran que tienen las de ganar, aunque las opciones de Biden para conseguir los 270 votos del Colegio Electoral son más amplias. El presidente Trump apuesta a que un repentino entusiasmo de sus militantes se traducirá en votos.

La campaña llega a su final en momentos en que la pandemia del coronavirus está en auge, al haber causado la muerte de más 231.000 personas en el país y haber dejado a unas 20 millones sin empleo.

Ha sido un año extraordinario, en que Trump fue enjuiciado por el Congreso, la candidatura de Biden sufrió una dura prueba durante las primarias y la pandemia del coronavirus trastocó totalmente el panorama electoral.

Trump ha pasado meses lanzando denuncias, sin ofrecer evidencia alguna, de que las elecciones podrían ser fraudulentas, y se ha negado a prometer una transición pacífica del poder en caso de que pierda.

¿Cuándo se sabrá quién ganó?

Nunca ha habido una contienda presidencial en la historia en la que todos los votos se cuenten la noche de las elecciones. Simplemente no es físicamente posible contar de inmediato tantas papeletas, posiblemente hasta 150 millones la noche del 3 de noviembre.

Las organizaciones de medios, incluida The Associated Press, declaran ganadores en miles de contiendas en la noche de las elecciones en función de los resultados preliminares, las encuestas de votantes y otros datos políticos.

Pero en una contienda reñida, es posible que sea necesario contar más votos antes de que la AP pueda declarar un ganador.

¿HAY ALGUNA ESPERANZA DE CONOCER AL GANADOR EN LA NOCHE DE LAS ELECCIONES?

Por supuesto. No todos los estados son de conteo lento. Entonces, si varios estados clave publican sus resultados con prontitud, un candidato puede tener la mayoría de los votos electorales, incluso sin saber quién ganó en Wisconsin, Pensilvania o Michigan.

Eso se vuelve más probable si las contiendas en esos estados no están cerradas.

Si Trump pierde Florida, le será muy difícil alcanzar los 270 votos electorales que necesita para derrotar al exvicepresidente Joe Biden y mantenerse en la Casa Blanca.

Es un escenario que apunta los reflectores hacia Florida. El estado permite que sus oficinas electorales procesen las boletas por correo 22 días antes de la elección y, a menos que surja otra cosa, podría haber un conteo casi completo para la medianoche. Y si Trump pierde Florida, le será muy difícil alcanzar los 270 votos electorales que necesita para derrotar al exvicepresidente Joe Biden y mantenerse en la Casa Blanca.

Otros dos campos de batalla del sur, Carolina del Norte y Georgia, también pueden comenzar a procesar antes las boletas por correo. Ambos son considerados estados críticos para Trump. Sin embargo, a diferencia de Florida, ninguno de los dos estados tiene antecedentes de manejar una gran cantidad de boletas por correo, por lo que no está claro qué tan rápido contarán esos votos.

Iowa y Ohio también permiten el procesamiento temprano de las boletas por correo. Trump ganó fácilmente ambos estados en 2016, pero los demócratas creen que Biden es competitivo allí. Los resultados en esos dos estados la noche de las elecciones podrían dar pistas sobre lo que se avecina en los estados críticos del centro del país que tardan más en contarse.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias