spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
martes, 30 de noviembre del 2021

Restan importancia a relación salvadoreña con China pero no a las políticas de Bukele

Desde 2019, el presidente, Nayib Bukele, ha venido coqueteando con el gobierno chino, pese a que el acercamiento no fue avalado por Estados Unidos.

spot_img

El vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, restó importancia al acercamiento de China con El Salvador, esto luego que el Gigante Asiatico informó que donará más de 100 mil dosis de anticovid, a parte del lote de dos millones de vacunas que el gobierno salvadoreño ha comprado.

“No va a ser política de Estados Unidos forzar a nuestros aliados a escoger entre Estados Unidos y China. Ofrecemos una alianza que sea de beneficio para nuestros aliados y para los intereses de Estados Unidos en el Hemisferio Occidental”, indicó Price.

El domingo, Bukele anunció en Twitter, que El Salvador recibirá una serie de donaciones de vacunas y cooperación de parte del gobierno del presidente de China Xi Jinping. Sin embargo, desde 2019, Bukele ha venido coqueteando con el gobierno chino, pese a que el acercamiento no fue avalado por Estados Unidos.

En 2019, cuando Bukele viajó a China en una visita oficial, en la que anunció también en Twitter el apoyo chino para ciertas obras, la reacción entre los funcionarios de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, fue también de rechazo, pues según dijo una fuente, Bukele le prometió a la Administración Trump alejarse de China.

Entre los políticos de Washington la desconfianza que generan los negocios o acuerdos con el gobierno chino es evidente. Incluso se bromea con la frase “China win win, es un triunfo doble para Peking”.

Caso contrario sucedió al referirse sobre la separación de poderes en El Salvador. 

“Esperamos que el presidente Bukele restaure una fuerte separación de poderes, allá donde se han erosionado, y que demuestre el compromiso del Gobierno con la transparencia y con la rendición de cuentas hacia la gente de El Salvador”, dijo Price sobre este tema.

Las preocupaciones de Price y del Departamento de Estado coinciden con críticas constantes que se ha hecho al gobierno de Nayib Bukele en El Salvador.

Por un lado, a Bukele se le ha señalado intentos constantes de debilitar el Estado de derecho y las instituciones que deben controlar su poder. Un ejemplo de esto fue la toma militar que hizo de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020, algo que el Departamento de Estado señaló en mayo del año pasado como un significativo revés democrático.

Asimismo, el gobierno estadounidense y múltiples congresistas de este país han señalado intentos por silenciar a la prensa independiente salvadoreña y a las voces críticas de la gestión gubernamental.

Finalmente, hay una preocupación por indicios de corrupción dentro de la administración Bukele, particularmente en lo relativo al manejo de los fondos de emergencia para atender la pandemia del COVID-19.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias