¿Qué alternativas de menor daño hay para los fumadores? La Dra. Mirella de Wollants te lo explica

¡Sigue nuestras redes sociales!

El modelo de reducción del daño busca crear alternativas en los consumidores de sustancias como el tabaco, por ejemplo, con el uso de dispositivos electrónicos, para minimizar el impacto nocivo a la salud.

El enfoque sobre la prevención y reducción de daños relacionados con enfermedades no comunicables puede tener un impacto positivo en la salud de la población. Esta es la principal conclusión que se desprende de la primera edición del Foro Centroamericano y del Caribe sobre Prevención y Reducción del Daño, realizado recientemente en Costa Rica y organizado por la Federación de Cámaras de Industria de Centroamérica y el Caribe (FECAICA).

Una de las organizadoras de dicho evento fue la Dra. Mirella Shoenenberg de Wollants quién, además,es médica, nutrióloga, abogada, catedrática, investigadora científica.

En ese sentido, la especialista define la reducción del daño como el conjunto de intervenciones sanitarias, sociales, y educativas, para que las personas comiencen a aprender a disminuir el consumo de ciertas sustancias como el alcohol y el tabaco.

Precisamente, desde hace décadas a nivel mundial se han desarrollado numerosas acciones para combatir el tabaquismo, debido a que causa daños a la salud, especialmente enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón y en otras zonas del cuerpo humano.

Una de estas medidas aplicadas, explica la doctora, es el no permitir que las personas fumen en lugares públicos y privados. Asegura que esto causó un gran impacto, al punto de disminuir la cantidad de fumadores, principalmente en América Latina.

Sin embargo, comenta, tras la llegada de la pandemia por Covid19, los índices de consumo volvieron a incrementar.

“Llama la atención que el país donde más se está fumando actualmente, después que habían disminuido las cifras, es El Salvador”, enfatiza De Wollants.

Por otro lado, basada en investigaciones, la investigadora científica argumenta que hay dos grupos importantes de personas: por un lado, están quienes quieren dejar de fumar, pero no pueden, y por el otro, los que no quieren dejar de hacerlo.

Ante esta situación, la reducción de daños se aplica con brindarles opciones a los fumadores, para reducir el deterioro de la salud. Algunas de las alternativas creadas por los científicos son las gomas de mascar con cantidad mínima de nicotina, los parches de nicotina y los dispositivos electrónicos, estos últimos son aparatos que generan vapor por lo que no existe combustión.

“Las personas deben entender que cuando alguien fuma un cigarrillo y aspira ese humo producto de más de 7 mil sustancias que lleva, es cierto, se está causando daño él, y por eso hay 7 millones de personas que mueren cada año, pero el humo que sale del cigarrillo, eso se llama humo transverso, ese lo aspiran los demás y por ello mueren 1.8 millones de personas cada año”, puntualiza De Wollants.

Buscar alternativas que reduzcan los daños, como por ejemplo dichos dispositivos libres de humo, pueden reducir los daños a la salud humana, aunque es importante destacar que la mejor solución será dejar de consumir tabaco, concluye la especialista en nutrición.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias