spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

Propuesta de ley que está en la Asamblea obstruirá la justicia para las ví­ctimas de la guerra

En el documento que entregó la comisión ad hoc hay una "amnistí­a encubierta" que, si se aprueba, dificultará que los autores de graves crí­menes contra la humanidad paguen por sus actos.

spot_imgspot_img

La propuesta de ley de reconciliación que están estudiando los diputados incluye una serie de mecanismos que la convertirán  en una segunda amnistí­a general, con el riesgo de que los criminales de guerra no lleguen a enfrentar las sanciones correspondientes, según un experto que conoce el tema con detalle, los cuales hizo llegar en exclusivo a ContraPunto, pero prefirió el anonimato.

“Puede colegirse del documento que se ha construido de manera “˜encubierta”™ un sistema de impunidad, con el objeto de favorecer a los autores materiales de los más graves crí­menes contra los derechos humanos y de las más graves infracciones al derecho internacional humanitario”, desde los dos bandos que protagonizaron el conflicto armado, advirtió el constitucionalista en su análisis. Este sistema de impunidad que se ha delineado en el anteproyecto busca, “particularmente, proteger en toda circunstancia a los posibles autores intelectuales o mediatos de tales crí­menes internacionales”. Esto es, en esencia, un intento de revivir la Ley de Amnistí­a General que aprobaron en 1993. Una de las diferencias es que, en ese entonces, la iniciativa vino desde Casa Presidencial (con Alfredo Cristiani al frente).

“Representa una burla y un engaño a las ví­ctimas y a la sociedad salvadoreña al propiciar, en definitiva, la no aplicación efectiva de la justicia penal ni los estándares de la justicia transicional, tal como lo ordenó la Sala” de lo Constitucional en julio de 2016 y en su resolución de seguimiento de 2018.

El trabajo de la comisión ad hoc, y de la subcomisión que terminará de afinar el anteproyecto, es crear una nueva normativa que garantice verdad, justicia, reparación y mecanismos de no repetición frente a los crí­menes que se cometieron durante la guerra salvadoreña.

La misión de los diputados es crear un nuevo marco legal, tal cual indicó la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia en 2016. La fecha lí­mite para hacerlo es el 13 de julio; sin embargo, esperan tenerlo antes.

El experto, en su análisis del documento sobre el que pretenden cimentar el anteproyecto, señaló más amenazas a la búsqueda de justicia: “El modelo de justicia penal que se pretende construir mediante esta iniciativa conduce a la impunidad y no a la justicia y al esclarecimiento de la verdad, a través de los procesos judiciales”, indicó.

En concreto, son ocho disposiciones dentro de la propuesta las que llevan a la conclusión de que se busca seguir protegiendo a los que perpetraron crí­menes, pero bajo la apariencia de celebrar procesos administrativos y judiciales.

Hay una disposición en particular que se refiere a los plazos establecidos dentro del articulado. El informe que la comisión ad hoc entregó establece cinco meses como máximo para elaborar una lista cerrada de casos relacionados con crí­menes de guerra que la Fiscalí­a General de la República deberá investigar. Tener un plazo fijo contradice el carácter imprescriptible de estos delitos, indicó el experto, y como consecuencia, también contradice la sentencia de 2016. También son cortos los plazos para que las ví­ctimas entreguen sus propuestas a la Fiscalí­a y para promover los recursos de amparo ante la Sala de lo Constitucional: en ambos casos, lleva al irrespeto de normativas anteriores e incluso de la misma Constitución.

El exprocurador de derechos humanos, David Morales, también hizo referencia a esos cinco meses como una medida para poner obstáculos administrativos a la búsqueda de justicia que afectaba, directamente, a las ví­ctimas.

Por otra parte, el abogado constitucionalista señala en su documento que, a la hora de las sanciones, “la responsabilidad penal y civil no es posible deducirla, al quedar anulada la justicia penal por la misma propuesta de ley, que constituye en sí­ misma una “˜amnistí­a encubierta”™”.

Este anteproyecto, además, suaviza las sanciones al punto que los autores de los crí­menes bien podrí­an no purgar nada. El anteproyecto establece que los jueces pueden cambiar las penas por servicios a la comunidad, los nuevos y los que están en proceso, por un tiempo máximo de 10 años. También facilita excepciones del cumplimiento de la “pena”, o servicio comunitario, a personas mayores de 65 años. Aquellos que tengan padecimientos comprobados de salud que les impidan completar un proceso en el que se les responsabiliza de un crimen. Incluso consigna el documento que no se podrá dictar prisión  ─ni preventiva, ni fija─.

De acuerdo al constitucionalista que revisó el articulado, estas medidas de excepción a la hora de determinar la sanción en realidad son una “ví­a de escape hacia la total impunidad”, al punto que incluso “a casi nadie se le aplicarí­an ni las medidas de trabajos de utilidad pública”.

Ex coronel Alfredo Benavides volvió a la cárcel por el asesinato de los padres jesuitas y dos mujeres

Es más: los trabajos de utilidad pública son las sanciones más ligeras en el sistema salvadoreño. “No serí­a razonable ni aceptable interpretar que a los crí­menes más graves cometidos contra la humanidad le van a corresponder las penas más leves que se contemplen en el sistema penal, como son los trabajos de utilidad pública”, criticó el constitucionalista.

La resolución del 13 de julio de 2016 y aquella que le dio seguimiento el 13 de julio de 2018 sí­ exigen sanciones proporcionales a la gravedad de los crí­menes cometidos en la guerra. Con el articulado, no se cumple con esta sentencia, pues deja abierta la posibilidad de que los imputados puedan liberarse de tener una sanción correspondiente con el crimen que cometieron.

Aún con estos vací­os, el constitucionalista sí­ reconoce que hay avances en el articulado respecto de “la reparación de las ví­ctimas, la no repetición y la memoria histórica”.

Sin embargo, insiste en que el documento que entregó la comisión ad hoc para preparar la ley de reconciliación “contiene también una serie de disposiciones que constituyen un serio e insalvable obstáculo para el cumplimiento de la sentencia de la Sala de lo Constitucional, particularmente en lo relativo a la justicia y al derecho que tienen las ví­ctimas y la sociedad salvadoreña a conocer la verdad sobre los crí­menes más graves cometidos durante el conflicto armado contra la población civil”.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias