spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

Primeras repercusiones de los Panamá Papers

A cinco dí­as de la aparición del escándalo “Panama Papers”, que consiste en la filtración de casi cuatro décadas de documentos de los clientes del despacho legal panameño Mossak Fonseca, ya somos testigos de las primeras repercusiones. Por un lado, las justicias de los paí­ses activan sus mecanismos internos para investigar a los implicados. Por otro lado, reconocidas personalidades han tenido que dimitir a sus cargos.

Prácticamente todos los acusados en el escándalo tratan de negar las acusaciones, minimizar el alcance de sus negocios o de plantear que no tienen nada que ocultar, pero evidentemente las consecuencias inmediatas, de mediano y largo plazo serán muy importantes. Ya en los primeros dí­as y a lo ancho y largo del planeta se siente el impacto tanto en el mundo polí­tico, como el empresarial y el de espectáculos.

Mientras el concepto “Panama Papers” fue trending topic en las redes sociales y medios occidentales, en China reina el silencio total con respecto al tema. Xi Jingping, máximo jerarca chino, ha construido una imagen de sí­ mismo de hombre í­ntegro e incorruptible. Pero los documentos filtrados demuestran que sus familiares cuentan con empresas “offshore” gestionadas en Panamá. Son ya nueve los lí­deres chinos, con familiares que cuentan con empresas de ese tipo, incluida la familia de Mao Zedong, fundador de la República Popular China. Según China Digital Times, una página web de la Universidad de California, se está desarrollando una censura muy fuerte desde el lunes. “Borren todo el material sobre los Panama Papers, incluidos los informes, blogs, foros y comentarios interactivos”, fueron las indicaciones de las autoridades chinas.

Los Panama Papers también involucran a allegados del presidente ruso Vladimir Putin. Una de las repercusiones inmediatas en Rusia al igual que en China, fue la censura total sobre el tema que ha sido “ignorado” por la prensa del paí­s. El vocero del gobierno ruso, Dmitri Peskov, denunció una presunta “Putinofobia” y que detrás del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, responsable de “Los papeles de Panamá”, se esconde la CIA con el objetivo de desestabilizar al gobierno ruso.

El primer ministro islandés, Sigmundur Gunlaugsson, no tuvo más alternativa que dimitir y su gobierno adelantar las elecciones para el otoño europeo. En los documentos aparece que el primer ministro depositaba dinero en paraí­sos fiscales, en momentos que Islandia viví­a una gran crisis económica. Las manifestaciones de los ciudadanos y la oposición, obligaron a generar radicales cambios en el rumbo polí­tico del paí­s.

Por su lado, el Presidente de Argentina Mauricio Macri, perteneciente a una de las familias más ricas del paí­s, también aparece con una empresa offshore en Panamá. Macri ha anunciado una serie de medidas para contrarrestar la mala imagen que ha provocado esa denuncia. Se presentará en la justicia voluntariamente. Además, creará un fideicomiso ciego, que significa que personas independientes, dispongan de todos sus bienes y los administren mientras dure su mandato. Dirigiéndose a sus compatriotas adelantó “Lo hago porque no quiero que exista duda en nuestra relación. Que vos no dudes ni un instante que yo estoy acá para ayudarte”.

El mundo deportivo también sintió sus repercusiones. Entre algunas de las consecuencias, el uruguayo Juan Pedro Damiani, presidente del Club de Fútbol Peñarol en Uruguay, renunció el lunes a su cargo en el Comité de Ética de la FIFA tras aparecer en el escándalo con diversas empresas offshore.

Artistas como Pedro Almodóvar, también se vieron involucrados en el escándalo y tuvieron que modificar su vida profesional. Almodóvar, por ejemplo, suspendió su gira para promocionar su última pelí­cula Julieta, de su productora El deseo.

Pero el caso más irónico, involucra al abogado Gonzalo Delaveau, que es el presidente de la Ong Chile Transparente. El lunes mismo tuvo que presentar su renuncia porque gestionó a través de Mossak Fonseca, la administración de cinco sociedades offshore con base en Bahamas.

Avatar
Ulrica Nagle
Tribuna Libre

Últimas entradas