spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

¿Por qué hay silencio ante tantos gritos?

Escribo estas palabras temblando, de miedo, de rabia, de impotencia; temblando con la fuerza de mil terremotos, con la fuerza de miles de llantos de mujeres y niñas. Y así­, recibo la misma respuesta, como cuando nuestra tierra se mece y las gentes se persignan, se consuelan y se dicen ‘no pasa nada, era un temblorcito´. No, no era un temblorcito, era la tierra, vomitándonos, expulsándonos, rechazando a esta sociedad espantosa en la que vivimos.

Así­, al igual que los terremotos, me enfrento a la indiferencia de una sociedad machista, convulsionada, conquistada por la comodidad. Los salvadoreños somos expertos en ignorar, en enterrar, en olvidar, en pretender que nada pasa, ‘solo fue un temblorcito´ se dicen.

Se me cae el alma a los pies, “siete de cada diez niñas que dieron a luz entre 2016-2017 han sido esclavas sexuales de las maras”, SIETE DE CADA DIEZ niñas… Por favor que algún provida me explique, ¿creen ustedes que esos bebés van a ser ingenieritos?, ¿pueden ustedes tener la osadí­a de clamar que, la vida de esas niñas entre 13 y 15 años, violadas a diario durante toda su infancia, van a ‘arreglarse´ con la bendición de varios bebés, hijos múltiples de sus violadores cotidianos?

Otra vez, para los más lentos: ¿QUÉ NIí‘A VIOLADA VA A SER FELíZ CON UN RETAJAL DE BEBÉS PRODUCTOS DEL DOLOR, DEL ODIO, DE LA VIOLENCIA SEXUAL DIARIA QUE VIVEN? ¿Acaso no tienen ellas derecho a elegir al menos una vez, lo que pasa en sus cuerpos?

Qué nivel de privilegio más asqueroso, más nefasto el de las personas provida. Mire, yo sé. Usted está feliz, en su casita, en su camita, en su frágil idea de seguridad, en su burbuja de lujitos, en su trabajito mediocre de clase media ignorante. En sus mansiones de doctores, de politicuchos y de apellidos extranjeros. Mientras tanto hay niñas, (7 DE CADA 10 QUE DAN A LUZ), que son esclavas sexuales, que probablemente viven en cuartos, encerradas, violadas, sangradas, llorando todo el dí­a, queriendo que esto se termine, que la vida se les termine. Esperando, anhelando la muerte… Y esa les llega temprano, sin falta.

Y si tratan de escapar, éstas niñas, pobres pero decididas, resueltas a mejorar su vida en el ‘Norte´, son aprehendidas y encarceladas, como animales en campos de concentración, indeseadas. Nadie las quiere: ni su propia tierra, ni ninguna tierra. Son animales aquí­ y allá. Nadie las reclama, sólo la miseria, la desesperación, la muerte.

Mujeres violadas y asesinadas por todos lados, pero nadie las escucha, nadie nos escucha. ¿En serio no ven el problema? ¿En serio estoy viviendo en una sociedad que es 98.5% conformada por gente machista, misógina, ignorante? No lo entiendo, ¿qué salió mal, mi pueblo?, ¿qué les hicieron para que fueran así­?, ¿para que piensen que esto es lo normal? Ah, pero tranqui, amigo, vamos a ver el partidito con unas heladitas y a gritarle a las pantallas ‘METÉ GOL CULE%#, ESE PEND/%#! JUEGA PURA NIí‘A´.

Qué asco. Ustedes nos odian a las mujeres, nos ven como seres inferiores, nos quieren tener sujetas a sus leyes, a sus estándares bí­blicos ridí­culos, a su violencia, a su ‘poder´. Y sí­, hasta las mismas mujeres odian, ensañan, destruyen a las demás mujeres. Eso nos enseñan, ese es el pan diario de nuestra vida. Amiga, ¿en serio? Tú eres más inteligente que eso, tú has sufrido el acoso, tú sabes de qué estoy hablando. No seas pusilánime, no seas insulsa, no seas idiota, ¡REACCIONA QUERIDA, NOS ESTíN MATANDO!

Y por favor, lean un poco antes de comentar. Sáquense la cabeza del ego, y trabajen su machismo internalizado. No pierdan su tiempo tratando de discutir, mejor escuchen, investiguen, cuestionen. Yo tengo privilegios, y he logrado mirar más allá de ellos. Soy hija de la misma tierra que ustedes, y mi corazón, mis palabras, laten por todas esas mujeres y niñas que han sido privadas de su propia humanidad. 

Para cerrar, tomando del libro de nuestras homólogas argentinas: “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

Avatar
Nicole Membreño
Columnista / Femenista

Últimas entradas