spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

¿Por qué EE UU no afecta los intereses petroleros de Venezuela?

La agencia de noticias rusa Sputnik entrevistó al economista venezolano Rafael Quiroz Serrano y a partir de este encuentro publicó el pasado dos de agosto, el artí­culo: Claves para entender por que EEUU no se mete con el petróleo venezolano. Es una explicación original y sugerente, para comprender la polí­tica estadounidense frente al gobierno de Maduro que acaba de dar un golpe de Estado.            

Asegura Quiroz Serrano que en materia de hidrocarburos los ví­nculos comerciales entre Estados Unidos (EEUU) y Venezuela son estrechos. En la actualidad, ese paí­s exporta 823,000 barriles de crudo hacia el vecino del Norte. El producto es adquirido por refinerí­as privadas y no por el gobierno estadounidense.

De esos, 550,000 son para las cuatro refinerí­as del gobierno venezolano en EEUU, que abastecen a las 6,000 gasolineras que tiene en ese paí­s. Refinerí­as  y gasolineras son propiedad de CITGO Petroleum Corporation, filial de PDVSA, la petrolera del Estado venezolano. Las refinerí­as de Venezuela en EEUU, dice Serrano, tienen una capacidad de refinación de un millón de barriles, los otros 450,000 se los compra a México y Canadá para poder alimentar sus cuatro refinerí­as.

Y añade que "EEUU podrí­a establecer una ley para evitar exportaciones de Venezuela hacia su paí­s, pero es posible que eso no ocurra porque generarí­a impactos negativos en su propio territorio. De tomarse esa medida le costarí­a mucho sustituir los 823,000 barriles en el mercado".

Los precios de la gasolina en la costa este de EEUU aumentarí­an de tres a cinco dólares el galón de aplicarse una sanción a los hidrocarburos venezolanos, sostiene Quiroz Serrano.

Lo que sí­ resulta viable es que EEUU tome medidas relacionadas con las exportaciones estadounidenses al paí­s bolivariano. "En Venezuela, dice Quiroz Serrano, compramos 113,000 barriles diarios de crudo, 50,000 de gasolina y 45,000 de aditivos. Si EEUU logra trancar eso, productos que ellos pueden acomodar de forma fácil en el mercado, Venezuela sí­ se verí­a en aprietos, sobre todo en el consumo doméstico de combustible".

El gobierno de Estados Unidos no está dispuesto a hacer daño a sus consumidores elevando, por escasez, el precio de los hidrocarburos. Y el gobierno de Venezuela no puede dejar un mercado que le compra la mitad de su actual producción y le queda más o menos cerca con relación a los mercados de Asia. 

Los dos gobiernos saben jugar una retórica más o menos agresiva y rijosa, pero ni uno y otro, más allá de los discursos, están dispuestos en poner el riesgo el intercambio de los dos paí­ses en materia de hidrocarburos. A los dos les es funcional y conveniente. 

Lo anterior, por lo menos en parte, sirve para explicar por qué las sanciones anunciadas por EEUU se centran en la congelación de los activos personales de Maduro y una docena de los suyos y algunas medidas adicionales. Los expertos califican estas medidas como muy menores. El punto, en todo caso, serí­a intervenir el patrimonio petrolero del gobierno venezolano en Estados Unidos y esto, parece, no va a suceder.

 __
 Twitter: @RubenAguilar
spot_img

Últimas entradas