spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 28 de julio del 2021

Po, Pocti.

Los antiguos habitantes de El Salvador, las tribus yaquis-pipiles llamaban Po, Pocti al humo o vapor, de ahí­ nacen palabras compuestas como Apopa (ciudad y municipio de San Salvador) que viene de At: agua,   de Pocti: humo o vapor, Lugar del vapor de agua. También los nahua pipiles llamaron al volcán de San Miguel Popocatepe, que significa Pocti: Humo y tepe: montaña. La montaña que humea. Los lencas en su idioma potón también llamaron a dicho  volcán Chaparrastique que significa: Chaya: helado y tique: cerro. La montaña helada.

Al adaptar el  nahuatismo  a la palabra populismo obtenemos: Popolismo, Pocti: humo. Pues es el humo el insumo principal del concepto populismo, las corrientes polí­ticas que buscan apoyo de las mayorí­as por medio de promesas que muchas veces no se cumplen o son el gancho para jalar votos, que son humo y se desvanecen después de las elecciones .

Un claro ejemplo  de pocti / POPOLISMO es aquella Fábrica de Empleos que duerme por los siglos en el cementerio de las promesas incumplidas, o el pocti de las empresas diversificadas con capital venezolano que iban a favorecer al pueblo con precios competitivos ,  justos ,  finalidad social y que al final desaparecieron y algunas están por desaparecer.

El Pocti de la realidad virtual que nos presenta nuevos escenarios ambiciosos llenos de futuro y que la final no sabemos cómo diablos se va a financiar. El pocti de la seguridad, de las cámaras de vigilancia, de los cordones virtuales de monitoreo en el írea Metropolitana de San Salvador, el pocti  del sistema integrado de transporte que se mal diseñó y terminó afectando a medio mundo (automovilistas y transeúntes)  y que se puede notar su ocaso.

El pocti de que todo iba a cambiar, que nuestro paí­s iba a producir más, que los niveles de desarrollo iban a ir superando los indicadores económicos locales y regionales y que  la vida del ciudadano promedio se dignificarí­a, todo eso ha sido puro pocti.

El Pocti nahua pipil que suplanta al Populi  latí­n-romano y  da vida al Popolismo. El Popolismo lo detectamos actualmente  en algunos discursos  de los que dicen que si son reelectos van a continuar con los proyectos que no se cumplieron, una dosis alta de pocti. O peor aun los que se cuelgan de otros programas sociales que nacieron como pocti, y que los quieren llevar a una dimensión municipal.

El electorado debe ser  más analí­tico y evitar inhalar el pocti  de los discursos o spots, que aunque no lo crean es el gran retraso de estos pueblos. Si la actitud del elector continua, pasaran unos 100 años más y el pocti actual habrá evolucionado a  niveles alarmantes y vamos a vivir en la realidad de la nada, del nunca y del no hay y de los más lamentable y amargo: del hubo.

spot_img

Últimas entradas