spot_img
spot_img
lunes, 18 de octubre del 2021

Periodismo: Mis augurios para el 2020

Para el 2020, también les deseo que hasta tengan un tiempo triste, no todo el año, por lo menos un día, para que solo ese día, descubramos el valor de la risa jodedora de los amigos, el buen humor y la sonrisa creadora e irónica de la realidad para sentirnos felices

spot_img

A todos mis amigos y  periodistas deseo en este 2020, que realicen todos sus propósitos, independientemente cuales sean. La felicidad al final se convierte en eso; la realización de nuestros propósitos. Mejorar su visión pudiera ser su propósito de vida, para alguien que está teniendo problemas con su vista,  para un desempleado conseguir un trabajo, para otros mejorar condiciones labores, para algún avaro, seguir explotando y sacando plusvalía de manera ilícita de otros, quizá para alguien que tiene un familiar o ser querido enfermo, que este se sane de su enfermedad, para otros encontrar un amor en su vida o fortalecer el que ya tienen. También hay pesimistas, que no tienen nada planificado y que no quieren tener ningún propósito de vida. A todos mis mejores augurios.

Por eso, en este 2020 deseo que tengan amigos al  menos uno fiel, uno en quien confiar. Le deseo que tengan enemigos, ni muchos ni, pocos, los suficientes; a veces estos nos permiten cuestionarnos nuestras propias certezas, y no confiarnos,  por eso es bueno tener aunque sea uno, para no sentirnos tan seguros de lo que hacemos, al  final es grato saber que existen personas pendientes de lo que uno hace, siempre hay quienes se molestan de saber que otros piensan más que ellos.

Me gustaría desearles para este 2020 que seamos útiles, el periodismo tiene una responsabilidad de servicio y de utilidad social, no para creernos que somos infalibles, mucho menos para sentirnos prescindibles, deseo que este año encontremos madurez en toda decisiones y que seamos pacientes y responsables, que confirmemos nuestras fuentes, que respetemos el secreto profesional, que seamos solidarios con otros compañeros periodistas menos favorecidos y generosos; quizá hasta cordiales, sobre todo con quienes se lo merecen, aunque soy de la ideas que todos los seres humanos somos merecedores de afecto. Que busquemos unidad y defendamos la libertad de expresión y la transparencia, aunque para muchos sea una cabronada utópica, pero es fundamental.

Para el 2020,  también les deseo que hasta tengan un tiempo triste, no todo el año, por lo menos un día, para que solo ese día, descubramos el valor de la risa jodedora  de los amigos, el buen humor y la sonrisa creadora e irónica de la realidad para sentirnos felices. Auguro que descubramos con urgencia máxima y por encima de todo, que tengamos ojos a nuestro alrededor, otros que necesitan de un abrazo, periodistas solitarios y  abandonados en el tiempo que ya no ejercen la profesión y  otros que perdieron sus seres queridos este año, otros que renunciaron o fueron despedidos  y seguramente algunos que viven con odio permanente, conspiradores de su propia destrucción y también muchos que necesitan de nuestra solidaridad; hay oprimidos laborales y opresores laborales, con los pies en el aire a quienes le deberíamos de regalar un par de zapatos de plomo, para que aterricen,  también hay olvidados y despreciados, humildes e infelices, inseguros y conspiradores, maltratados y que desconfían de todos incluyendo a ellos mismos, otros con odio en su corazón que ni ellos mismo se soportan, hay otros con múltiples personalidades, que se esconde en las religiones, para ellos respeto, pero también comprensión humana y un cable a tierra.

Por eso les invito en este 2020, que iniciemos esta nueva era como en el calendario Maya, a que descubramos el valor de una caricia de un ser viviente: un perro, un gato, una ave, el placer de caminar por una montaña y sentir la naturaleza, el sonido  agua y el golpe del viento el placer de leer un libros e incluso de abandonarlos y dejarlo en el olvido sino logran acaparar nuestra atención, el de disfrutar del encuentro de nuestros compañeros periodistas legendarios que cubrieron la guerra y respetarlos escucharlos y rendirles el reconocimiento que se merecen, siempre será importante escucharlos y reconocer el camino arado por ellos. 

Deseo que tengan dinero  "porque es un mal necesario" y porque hay que ser pragmático en algunas cosas, el dinero no lo resuelve todo, pero ayuda a resolver algunas cosas en este mundo material lleno de los vicios, envidias y consumo innecesario que nos dejó el capitalismo individualista, que al menos podamos decir: este dinero es mío, me lo he ganado de manera honrada y no he jodido a nadie para obtenerlo, "les deseo que tengan buen sexo" que en las mañanas despertemos exhaustos, alegres y con ganas de seguir amando a la humanidad. Deseo que ninguno de nuestros defectos muera, pero si muere alguno, que podamos llorar sin sentirnos culpables y sufrir sin sentirnos que será para siempre. En fin… si todas estas cosas llegan a pasar  y no tengo tiempo para darles un abrazo de fin de año en 2020, traten de ser felices, donde nos encontremos reciban siempre mi amistad periodistas y amigos.

spot_img

También te puede interesar

Rigoberto Chinchilla
Periodista salvadoreño. Graduado en la Universidad de El Salvador (UES); colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias