spot_img
spot_img
jueves, 06 de mayo del 2021

Pensando en voz alta

El actual gobierno ha insistido que es un gobierno de nuevo estilo, "sin maletines negros para nadie" esto tiene gran dimensión en un país donde la corrupción ha sido instalada desde décadas enteras y que tiende a ser valoradas y analizada  en la óptica de esas formas de hacer gobiernos. 
Hay una oportunidad para que la institucionalidad del estado funcione en su acción de contraloría, científica y no política, como debió haber sido siempre, pero que nunca lo fue, pues primaban  los intereses partidarios. 
Eso ha provocado malestar en todos aquellos sectores que se beneficiaban de ese sistema de hacer patria dónde los intereses del soberano nunca estuvieron a la cabeza, sino solo en los discursos de toda índole y colores.
Eso provoca una reacción orquestada en el presente periodo electoral, estamos a 7 meses de un proceso electoral que podría tener repercusiones en la vida de ARENA, FMLN, PDC, PCN, y clase política en general.
Entonces serán meses sucios y podríamos ver cosas que veíamos en los años de la guerra. Lamentable para las presentes generaciones que no vivieron las ingratitudes del conflicto inmisericorde. Lamentable.
Pero la realidad es esa. Se necesitará mucha visión y sabiduría para llevar a nuestro país a la tan ansiada felicidad. 
Ayer la AL no ratificó una acción aprobada para que se gestionará, meses antes por ellos mismos, argumentando cuestiones irracionales e inimaginables que incluso proponen y  anteponen sus intereses partidarios, como los  millones pretendidos para la alcaldía capitalina, con el visto bueno de su enemigo histórico, pero que votan siameses en el Congreso. 
Pero esto, podría ser, y ojalá nos equivoquemos,  solo el inicio de una campaña sucia que depara al país. 
El pueblo no es ignorante, ya sabe valorar y su sabiduría emergerá con resiliencía, dónde el dolor causado por la clase política será inevitable, pero se les olvida que el sufrimiento es opcional y el pueblo salvadoreño ha escogido no volver al pasado.
Esperamos que la UCA, le de vida a nuestros mártires del 16 de enero de 1989 asesinados vilmente en horas de la madrugada por las fuerzas del poder legal de la época, pero ilegítimas que en España empiezan a mostrarnos que es una administración de justicia real y verdadera. Aún es tiempo de ver un paraíso en construcción y un pueblo pidiendo paz y convivencia solidaria con justicia social y sobretodo económica. 

Últimas columnas